Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

El Reus Deportiu se despide de la OK Liga

Los azulgranas endosan un 6-0 a su rival con cuatro goles de Pablo Álvarez, uno de Lucas Ordoñez y otro de Matías Pascual

Marc Libiano

Whatsapp

Pablo Álvarez enseñó sus monumentos individuales en la puesta en escena, madrugó para descoser El Clásico casi en el primer suspiro, con un libreto de remates variado y de calidad gourmet.

Emergió cuando el Barcelona pedía auxilio. Marín se había fabricado una falta directa después de robarle el tesoro a Gual en propia pista y cabalgar hasta hallar una grieta para el disparo, ya en la otra orilla. Gual, por detrás, se lo impidió a la carrera y la falta envió al exrojinegro a la silla de castigo. Sólo se habían consumido tres minutos.

Marín eligió perfilarse para la cuchara y ejecutar directo ante Sergi Fernández. El arquero del Barcelona escupió la bola, aunque al Reus mantenía el ahorro de la superioridad numérica. Fue entonces cuando Pablo Álvarez desafió a los elementos.

Tomó las riendas del partido con apariciones concretas y estelares. Muy de su perfil. Pablo no precisa tocar muchas bolas para sentirse importante. Es un cirujano preciso.

Todavía en inferioridad inauguró una aventura que parecía imposible a la contra. En el fondo de la pista del Reus sorteó a Bancells y Marín con limpieza. Ante Ballart, con una definición de muñeca, coló la pelota por el primer palo. El portero del Reus olvida demasiado su poste más cercano. El número de goles que ha recibido en ese registro resulta excesivo.

Álvarez no tardó en armar jolgorio. Marín recibió una azul por un rifi rafe con el argentino y en la directa, Pablo volvió a convertir. El 2-0 enviaba al Reus a un intento de épica desmesurado. Se descompuso el equipo de Garcia, que además chocó con el parabrisas de Sergi Fernández, totalmente dominador y autoritario.

El Barça, en realidad, dominó las dos áreas sin sospechas. Pablo Álvarez culminó su delicioso primer tiempo con otro remate de especialista. En el corazón del área, Acarició un tiro exterior de Alabart para despistar lo justo a Càndid y anotar el 3-0. La contundencia del argentino había conquistado El Clásico. Su compatriota Luccas Ordóñez decoró todavía más la ventaja justo cuando el respiro pedía tanda. El 4-0 encumbraba el plan del Barcelona. 

Garcia tomó medidas tácticas y mandó a defender en zona a sus chicos. Una zona mixta para torpedear los ataques del enemigo. Marín erró de nuevo otro tiro directo en la décima falta del Barcelona. Chocó con Sergi Fernández, decisivo en el viaje del Barcelona y quizá en el desenlace final del campeonato. 

La influencia del portero marca distancias con el resto de rivales. No sólo agrandó su nombre y apellidos en El Clásico. Sergio fue definitivo en la Copa y apunta a la Champions. El arco parece diminuto si él lo guarda.

Àlex Rodríguez también lo desafió en la última directa del honor. Disparó de pala, sin maniobrar. Prefirió la violencia. Tampoco sorprendió al azulgrana,que en los dos últimos duelos ante el Reus ha solventado cinco directas y un penalti. Los números hablan sobre su jerarquía.

Al Reus se le hizo tan larga la tarde que llegó a recibir un castigo severo. El quinto del Barcelona llevó la firma de Matías Pascual, un todo terreno difícil de definir. Puede actuar por fuera y por dentro. Físicamente es un jugador de maquinaria inagotable. Pascual recibió de espaldas a la portería del Reus, giró con habilidad y arrastró al ángulo. 

Pablo Álvarez culminó su obra poética con el final que había imaginado en sus sueños de almohada, la noche previa. La fortuna le acompañó en un rechace, cuando quería servir a Gual, instalado en el segundo palo. Convirtió su cuarto acierto de la tarde con un remate de primeras, ajustado al poste. Álvarez cerró el ciclo de un Clásico que escribió con letras de oro y empujó al Barcelona hacia un nuevo título doméstico. 

Temas

Comentarios

Lea También