Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Reus alarga su felicidad

Los rojinegros conquistan un éxito solvente en Sant Hipòlit (2-3) y confirman su buen estado de forma antes de visitar el Palau Blaugrana el domingo

Marc Libiano

Whatsapp
Foto: Pol Benach

Foto: Pol Benach

Una maniobra rimbombante de Àlex abrió la veda al Reus . Lo hizo en su casa de siempre, el Olivertas de la Riva de Sant Hipòlit, donde aprendió a patinar. Tiago le mandó un servicio en la transición, con Rodríguez de espaldas al arco rival. Giró con la técnica del malabarismo. Dos toques al suelo y remate a la red. Gol de categoría superior.

El ácido primer tiempo, plomizo en el juego, exigió al Reus el espíritu de supervivencia pronto. Una azul a Àlex Rodríguez, justo cuando había ingresado en la pista dentro de la rotación, provocó que Ballart necesitara atajar dos tiros directos consecutivos y el equipo soportar una inferioridad numérica. Aguantó el temporal y ese acierto delicioso de Àlex, cuando se pedía un respiro al bostezo, alineó al Reus en un camino solvente, de nuevo arropado en un actor que, con sus paraísos y sus infiernos, ha cogido la bandera del equipo. 

La capacidad que exhibió el Reus para no desorganizarse mientras hallaba un momento de brillantez también habla bien de la madurez del grupo, que ya es consciente que ganar cuesta caro y que, sin sufrimiento, parece un imposible acariciar el éxito. De sufrimiento hizo un Máster el Reus en Lisboa. No hace ni tres días de eso.

La militar predisposición defensiva de los rojinegros les permitió gestionar el ímpetu de un Voltregà que añadió más pulsaciones a su juego, aunque contenía riesgo. Se había presentado con nueve faltas demasiado pronto. Cometió la décima ante Bancells y Marc Julià, el artesano del Reus en ese registro, culminó la directa. Con suavidad. La definición, a media altura.

Los de Garcia interpretaron con ojo clínico lo que precisaba el juego. El colchón no les permitía confort, sólo confianza. Cuando Carballeira acertó, en otra transición repleta de espacios, la noche pareció acomodarse, pero el factor Canal lo impidió. El jugador del Voltregà impuso la ley de la no rendición con dos aciertos consecutivos, el primero desde el punto de la directa, y renació al Voltregà, impulsado por efecto demoledor de los goles.

El desenlace le pidió al Reus apretar el colmillo. Desperdició una superioridad numérica y una directa, pero resistió y alargó su estado de felicidad.

Voltregà. Blai Roca, Vargas, Canal, Molas y Ballart. También jugaron: Mia Ordeig, Gallifa, Armengol y Gerard Rovira.
Reus Miró. Ballart, Carballeira, Julià, Bancells y Salvat. También jugaron; Àlex Rodríguez, Del Río, Nájera y Rafael.
Goles. 0-1, Àlex Rodríguez (19’), 0-2, Marc Julià (29’), 0-3, Carballeira (33’), 1-3, Canal (36’), 2-3, Canal (38’).
Árbitros. Gómez y Ribó. Cartulina azul para Àlex Rodríguez, del Reus Deportiu, y para Armengol, del Voltregà.

Temas

Comentarios

Lea También