Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Reus debe pagar 230.000 euros al filial el 24 de junio

Es el día que se reúnen la Comisión Mixta de la Federación y la AFE para tratar las denuncias de los futbolistas del B. Podía presentar alegaciones hasta ayer

Marc Libiano

Whatsapp
Onolfo, de pie, ve un partido del filial desde el mismo palco del Estadi municipal. FOTO: Alfredo González

Onolfo, de pie, ve un partido del filial desde el mismo palco del Estadi municipal. FOTO: Alfredo González

El Reus tiene una deuda de 230.000 euros con la plantilla del filial, el Reus B Cambrils, que debe saldar antes de que finalice el día 24. Así lo indica el aviso, del pasado 6 de junio, de la misma Federación Española, advirtiendo que ese día tendrá lugar la Comisión Mixta de la RFEF y la AFE (Asociación de Futbolistas) para tratar las denuncias de los futbolistas del B. La SAD rojinegra tenía tiempo hasta ayer para presentar sus alegaciones. Si no se realiza el pago, la Federación podría aplicar las medidas de sus propios reglamentos. Entre ellas, el descenso administrativo del mismo filial, actualmente en la Tercera División.

Los futbolistas del Reus B Cambrils demandaron a la SAD una vez finalizada la temporada a través de la Asociación de Futbolistas (AFE) y después de sufrir más de ocho meses de impagos. Ni siquiera el actual propietario, el americano Clifton Onolfo, que tomó las riendas de la entidad en enero, ha saldado esa deuda. Onolfo pagó una nómina a 12 futbolistas del B en febrero. A día de hoy solamente ha tomado esa medida. Restan por pagar 230.000 euros.

Deudas con los profesionales

Por otro lado, la SAD sigue adeudando los salarios a los jugadores de Segunda División que se marcharon del club en enero, una vez LaLiga decidió expulsar al Reus de la Segunda División por sus deudas. La misma Liga, a través del fondo que dispone para situaciones como esa, se hará cargo de esos salarios, aunque la SAD deberá devolverlos. En este caso, el CF Reus dispone hasta el 31 de julio para poder saldar esa deuda. Sino es así, el club no podría competir en la Segunda B y sufriría también un descenso administrativo.

Mientras el administrador concursal todavía no se ha pronunciado con respecto al informe qu clarifique el estado de las cuentas y que ndique la hoja de ruta a seguir en cuanto al concurso de acreedores, el Reus vive una situación de incertidumbre total en cuanto a su realidad deportiva. Antes del 30 de junio debe inscribir a sus equipos de Tercera y Segunda B si pretende competir la próxima temporada, un hecho ahora mismo más que complicado si tenemos en cuenta que la SAD no dispone de estructura deportiva. Ni jugadores ni técnicos. A medida que pasan los días, la opción de que se decida liquidar la SAD es más real.

Temas

Comentarios

Lea También