Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Reus pasa por encima del Oliveirense

Raül Marín fue la gran estrella del encuentro con una asistencia y un doblete que fueron claves en la goleada rojinegra
Whatsapp
Raül Marín y Romà Bancells celebran el primer tanto del Reus. FOTO: Lluís Milián

Raül Marín y Romà Bancells celebran el primer tanto del Reus. FOTO: Lluís Milián

El Palau D’Esports disfrutó de una actuación encomiable del Reus Deportiu. De esas que imponen respeto. La máquina rojinegra trituró a un Oliveirense demasiado frágil en el tumba abierta (5-0). Raül Marín volvió a marcar la diferencia con un doblete y una asistencia.

Resulta una tarea utópica encontrar con la colección de talento que aúnan el Reus Deportiu y el Oliveirense. Dos conjuntos diseñados para pelear por todo y con la firme obligación de conquistar cada centímetro del parqué. No existe segundo intrascendente cuando ambos están sobre la pista.

En el inicio del encuentro el vértigo reinó. Ambos conjuntos salieron a tumba abierta. Como si no hubiera un mañana. El intercambio de golpes era constante. Se augura una tarde movidita para los porteros. Hincó el cuchillo el Reus por primera vez en el 14’ con una jugada liderada por Raül Marín, quién asistió a Romà Bancells con un pase atrás destinado al delirio. No falló el rojinegro. El primero, al zurrón.

Volvió a golpear el Reus en el 24’, esta vez fue Raül Marín. El jugador rojinegro deleitó al templo con una jugada personal cargada de quilates. Con un zurdazo escorado, el delantero rojinegro colocó la bola en la escuadra de la meta del portero portugués. Dos a cero y el Oliveirense claudicando ante la magia reusense. Si algo tiene que aprender el conjunto luso, es a saber gestionar los instantes de pasión. En esos momentos, el Reus demostró ser un equipo mucho más maduro. De ahí, la ventaja en el marcador.

En la segunda mitad, los rojinegros no bajaron el ritmo. Siguieron mordiendo. Fruto de su gran puesta en escena a nivel ofensivo, provocaron una falta directa que Raül Marín no desaprovechó. Levantó la bola con una suavidad tremenda, poniendo un contundente tres a cero en el marcador. 

Pudo ampliar Casanovas el marcador, pero no pudo aprovechar la pena máxima. Si puso el cuarto en el marcador, Romà Bancells, quien anotó el segundo en su cuenta particular con una preciosa y eléctrica jugada coral de los rojinegros. La fiesta llegó a su fin con la firma de Marc Torrà, quien anotó el quinto y definitivo tanto del partido.

Con esta victoria, el Reus se mete en los cuartos de final, mientras que el Oliveirense se complica su pase. 

Temas

Comentarios

Lea También