Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Roses se proclama campeón de Catalunya de fútbol playa en Torredembarra

La playa de La Paella acogió una intensa y vibrante final que sólo se resolvió en la prórroga

Diari de Tarragona

Whatsapp
Las jugadoras del Roses festejan el título. Foto: FCF

Las jugadoras del Roses festejan el título. Foto: FCF

Emoción y espectáculo en un duelo que se decidió en el último minuto de la prórroga. En un encuentro vibrante disputado este domingo, el Roses Platja levantó el Campeonato de Catalunya Platja Sénior femenino frente al Fundació Terrassa FC 1906 (1-2), en el desenlace, disputado en la playa de La Paella de Torredembarra. Alrededor de 250 personas se dieron cita para presenciar la final, marcada siempre por el gran nivel de juego mostrado. 

Las constantes alternancias y la lucha por cada palmo de terreno, combinadas con numerosas oportunidades en ambos lados del campo, fueron la tónica habitual de un encuentro que siempre fue de alto voltaje. Al final, las gerundenses se apuntaron un título que se les había resistido el año pasado, precisamente frente al mismo adversario.

La reedición de la final de la última temporada, con muchos alicientes, tuvo un arranque eléctrico, siempre muy vistoso para el espectador. Tan fulgurante fue el arranque, que en los primeros segundos ya se movió el marcador. Sílvia Ferrer levantó la vista y clavó una parábola que significó la primera diana del conjunto del Alt Empordà.

Un lance de la final disputada este domingo. Foto: Fabián Acidres

Un auténtico golazo que hacía presagiar que se vería un buen fútbol durante la contienda en terreno torrense. Pero las del Vallès Occidental rápidamente respondieron. Conscientes de la importancia de la cita, no dejaron pasar ni un minuto para poner la réplica. La portera Alba Sánchez, con un tiro desde el campo propio, hizo que el balón botara y superara bajo las piernas a la guardameta Laia Garcia, del Roses, que en esos momentos estaba tapada por una rival y tenía la visibilidad reducida. Ese momentáneo 1-1, cuando sólo habían transcurrido dos minutos, era una declaración de intenciones por parte de ambos conjuntos desde el pitido inicial. El resto del partido no decepcionó lo más mínimo. 

Las ocasiones se sucedieron sin descanso en el segundo y tercer cuarto. Las más claras estuvieron en los pies de la rojinegra Laura Chamizo, que envió un libre directo a la base del palo, y en los de Sílvia Ferrer, omnipresente en la arena, que se sacó de la chistera un durísimo disparo que fue a impactar en el travesaño. Las porteras impusieron también su ley, evitando que el marcador se moviera pese a los acercamientos constantes y a la intensidad, que siempre fue alta y dejó momentos vistosos para los aficionados. 

Varias jugadoras disputan un balón, durante la final. Foto: Fabián Acidres

Con las espadas en alto, el tiempo extra acabó determinando el campeón de esta edición, lo que supone una muestra de la igualdad del enfrentamiento. Anna Pascual, persistente para aguantar el balón, encontró un hueco entre piernas para marcar y obtener el premio a la perseverancia. Su gol permitía dar el segundo título en su palmarés al Roses Platja femenino, después del logrado en 2017. Ese 1-2 definitivo sirvió para que el Roses, después de un gran esfuerzo y entrega, amarrara la victoria. 

La entrega de trofeos en la arena de Torredembarra fue a cargo del vicepresidente de la Federació Catalana de Futbol y delegado en Tarragona, Josep Vives; del alcalde de Torredembarra, Eduard Rovira; del concejal de deportes, Raúl García; y del seleccionador sénior femenino catalán de la especialidad, Javier Reyes. A su vez, también estuvieron presentes en el partido el director de la Lliga Catalana de Futbol Sala, José Miguel Calle; y el delegado comarcal de la Federació en el Baix Penedès, Toni Cansino.  

Temas

Comentarios

Lea También