Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

El Rugby Tarragona regresa al trabajo... un año más en la Laboral

Los Voltors resignados a cumplir su 13ª temporada en el exilio y sin el campo propio prometido

Jaume Aparicio

Whatsapp
Jason Randell dirigió el lunes su primera sesión de la pretemporada. FOTO: fabian acidres

Jason Randell dirigió el lunes su primera sesión de la pretemporada. FOTO: fabian acidres

Iba a ser un exilio provisional. Un situación anómala a resolver en apenas un par de años. Como mucho, les dijeron... hace ya 13 largos años. El Club Rugby Tarragona lleva casi la mitad de su historia (33 hacen este curso) sin un campo propio, después de que les 'expropiaran' Camp Clar en el 2006 para entregárselo al Nàstic debido a su ascenso a Primera. Hoy, ni el club de fútbol ni el de rugby disponen de ese terreno que ocupa actualmente la Anilla Mediterránea.

Pero sin resignarse a quedarse así, siguen enfrascados en negociaciones ahora con el gobierno municipal de Pau Ricomà, los Voltors volvieron este lunes al trabajo con la ilusión intacta de seguir creciendo en el panorama del rugby catalán. Una evolución que el curso pasado llevó al sénior masculino a disputar por primera vez en su historia el play-off por el título de la Divisió d’Honor Catalana. Mientras el femenino acabó tercero de Primera Catalana.

Jason Randell volvió a enfundarse el mono de trabajo y con el silbato al pecho comenzó a dirigir el martes la primera sesión de entrenamiento del equipo. Una plantilla a la que regresan Mathieu Sa y Jan Bogaarts, además de un par de jugadores del Sub18, uno de ellos será Andy García, con los que el preparador galés espera «poder hacer más fuerte al senior». Otra incorporación es la de José Antonio Lahuerta que se incorpora al cuerpo técnico del senior masculino.

Randell afronta su cuarta temporada al mando de los Voltors con la firme intención de dar otro paso y «alcanzar las semifinales de los play-off». Y no va de farol. El galés ya advirtió después de quedarse a las puertas de las eliminatorias en el curso 2017/18 que las jugarían al año siguiente. Lo logró. Esta vez sus palabras tienen más peso.

El conjunto lila comenzará la fase previa de la DHC Vueling el 29 de septiembre ante Gòtics RC, actuales subcampeones de la competición.

Femenino 

Por su parte, el equipo femenino, entrenado por Manuel Grazzieli, David Rocamora y Dani Roca, afrontan un curso con esperanzas de poder acceder a la Divisió d’Honor Catalana. La reestructuración del rugby femenino estatal, con la creación de la División de Honor B, ha hecho que dos clubes catalanes (CR Sant Cugat y BUC Barcelona) hayan dado el salto y abran la puerta a que las Voltors puedan ocupar una de esas plazas en la Divisió d’Honor Catalana. 

Tampoco será una labor sencilla. El equipo ha visto como perdía cuatro de sus jugadoras más destacadas por motivos personales: Cristina Jorba (Poblenou), Paula de Orbaneja, María Zator y Paula Fullana. Bajas importantes, sobre todo por la dificultad de encontrar nuevas jugadoras, que Grazzieli y sus ayudantes tratarán de restituir de la mejor manera para dar el salto a Divisió D’Honor.

Temas

Comentarios

Lea También