Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Vendrell y su capacidad para reinventarse

El equipo rojinegro se ha acostumbrado a sobrevivir a las dificultades con asombro. Llega al derbi tras destronar al Liceo del liderato

Marc Libiano

Whatsapp
Pere Ferré

Pere Ferré

Pocos equipos pueden presumir de un viaje en la élite tan equilibrado como el del CE Vendrell. Desde que amaneció en la categoría de oro, con el ascenso a la OK Liga en 2010, no ha pasado un verano sin modificaciones y fuga de piezas que parecían indispensables para el equipo. Sólo parecían. En ocho años, el Vendrell y su asombrosa capacidad para reinventarse se han encargado de minimizar imprescindibles. Por el club d’Esports han pasado actores de postín como Carles Grau, Jepi Selva, Xavi Costa, Xavi Barroso o Sergio Miras, todos ellos en los mejores miuras europeos. También estrategas como el inolvidable Cabestany, Pere Varias o incluso Jordi Garcia. Para ellos, el Vendrell ha servido como trampolín imprescindible hacia el foco. Sus ausencias, en cambio, se han llorado, aunque con optimismo. El club no ha abandonado jamás la sensatez ni el buen gusto a la hora de elegir relevos.  

Bajo la tutela económica y presidencial de Víctor Romagosa y sin la presión de otros lares, el club ha consolidado su figura entre las mejores potencias del campeonato doméstico. Por el camino incluso se han levantado premios inimaginables (dos Copas y una CERS en 2013 y 2014) y se han borrado las eternas sospechas sobre la resistencia del club ante la exigencia. Probablemente, El Vendrell ha vivido un instante de dificultad extremo este verano, de nuevo con alboroto alrededor del equipo. El club debió soportar la marcha, sin esperarlo, de Jordi Garcia, el técnico, que decidió volver a Reus. En lugar de maltratarse el rostro con búsquedas altisonantes en el mercado, Romagosa ofreció la confianza a un tipo de la casa, Gonzalo Medina. Prefirió la seguridad al derroche. Incluso, el equipo ha precisado adaptarse al exilio en Calafell, por las obras de mejora del Club d’Esports. Tampoco ha esquivado la normalidad ante ello.

Con una buena nómina de talento en el plantel, el Vendrell presume de resistencia. Llega al derbi de este sábado firme, después de destronar al líder, el Liceo, con una conquista incuestionable (4-1). En el sexto lugar de la OK Liga y solo con el debe de la Copa, los chicos de Medina aspiran a un final de curso de nuevo entre los elegidos. Sin exceso de presión y con sobrado entusiasmo. El cuarto puesto, hoy en manos del Girona, no es una utopía. Antes, eso sí, se viene un partidazo. El sábado, en Reus, con los dos jefes del hockey provincial.

Comentarios

Lea También