El ‘baby CBT’ hace historia

Baloncesto. Con su victoria ante el Barberà el equipo logra el mejor inicio ‘oficial’ de temporada del siglo XXI

JAUME APARICIO LÓPEZ

Whatsapp
Estebanell penetrando a canasta en el choque ante el Barberà del pasado sábado. FOTO: PERE FERRÉ

Estebanell penetrando a canasta en el choque ante el Barberà del pasado sábado. FOTO: PERE FERRÉ

El CB Tarragona partía este curso con mucha cautela. Nadie quería poner objetivos demasiado ambiciosos, pero tampoco conformistas. Al fin y al cabo son el equipo de referencia de la provincia. Berni Álvarez llevaba a cabo su enésima transición tras el descenso pasado de LEB Plata. A su manera. La que siempre le ha dado resultado y de la que el club ha alardeado toda la vida, con gente de la casa. Los David Fernández, Ferran Torres y Dani Martínez eran relevados por Marc Buscail, Gerard Estebanell o Kristian Mendes. Jugadores de base. Del Serrallo. Un plantel jovencísimo que combinado con la veteranía de Orion Outerbridge, Dani Tugores y J.J. Miguel y salpimentado con la volcánica irrupción de Ousmane Ndour han completado un inicio de liga histórico a nivel estadístico. El mejor del siglo XXI según las cuentas oficiales.

El sábado, el Ibersol CBT 2021/22 derrotaba al Barberà (81-64) y fijaba su inicio en un balance de 6-0. Seis triunfos consecutivos para ponerse líder en solitario del grupo C-1. Una barbaridad para una plantilla de una edad media por debajo de los 23 años.

El mejor balance del siglo XXI hasta la fecha no hace mucho que se dio. Hace dos cursos, en la 2019/20. Realmente, se puede decir que fue mejor que el actual. Se consiguieron diez victorias consecutivas antes de perder en la pista frente al CB Mollet (77-65). Pero como este encuentro era de la quinta jornada (fue aplazado), el registro oficial de la Liga EBA quedó en 5-0.

Berni Álvarez, que era entrenador entonces y lo es en esta, señala la gran diferencia entre ambos equipos: «Hace dos años la apuesta era subir, mientras que esta temporada no entra en los planes». En 2019 David Fernández y Ferran Torres manejaban los hilos de una plantilla en la que Dani Tugores ya figuraba como pieza indispensable del equipo. Joan Guixens también tuvo presencia en 19 partidos y Marc Buscail también tuvo una fugaz aparición. Nada que ver con el peso que el tarraconense está asumiendo este curso. Él y otros compañeros de ‘promoción’ como Gerard Estebanell (14:46 minutos por partido) o más jóvenes como Millan o Ousmane Ndour (17:44 minutos) cargan con minutos importantes en el juego. De ahí que ver el 6-0 en la tabla de clasificación «nos sorprenda a nosotros también», admite el técnico del CBT. «La apuesta este año era iniciar un proceso de remodelación con gente de la casa. Que fuera un año para que los jugadores más jóvenes adquirieran experiencia y les sirviera para ser mejores jugadores de cara a convertirse en el núcleo del equipo de los próximos años. Y que eso iba a suponer un peaje en los resultados. Sobre todo en los primeros partidos, pero de momento no lo hemos tenido, así que estamos muy contentos por el trabajo de todos, también de los fichajes, y por la química que se ha creado en el vestuario».

La satisfacción no riñe con la prudencia y el mensaje en el club del Serrallo sigue siendo el mismo. «La buena racha nos genera ilusión, a nosotros y a nuestra gente, de poder hacer una buena temporada, pero sin exigencias. Los resultados no serán determinantes. Insisto, estamos formando el CBT de los próximos años», concluye Berni Álvarez, artífice de una filosofía en el que la prioridad es mirar la cantera antes que buscar fuera de ella. Pero el técnico no se queda con todas las medallas: «Lo puedo hacer porque hay una estructura potente en la que la cantera es el activo más importante y lo que permite ir renovando la plantilla, al tiempo que el CBT sea un referente para los jóvenes».

Comentarios

Lea También