El balón vuelve a rodar en la mejor Liga del mundo, la Genuine

Fúrbol. El Complex de Futbol Salou concentró a todos los conjuntos de La Liga Genuine para terminar la temporada 2019/20

ADRIÀ MIRÓ CANTURRI

Whatsapp
El equipo grana consiguió ocho puntos tras las dos victorias y el empate. FOTO: Fabián Acidres

El equipo grana consiguió ocho puntos tras las dos victorias y el empate. FOTO: Fabián Acidres

Tras la vuelta de todas las competiciones, este fin de semana le tocó el turno a La Liga Genuine. Un evento que refleja la mejor cara del fútbol y muestra que éste también puede estar regido por el compañerismo, la deportividad y la hermandad. Esos valores a veces ausentes en el profesionalismo.

42 equipos se dieron cita en el Complex de Futbol Salou para ofrecer dos días en los que el principal objetivo era disfrutar del deporte rey. En este maratón de partidos no solo participaron los y las futbolistas. La afición inundó de múltiples colores las instalaciones salouenses, convirtiendo los alrededores del terreno de juego en una auténtica fiesta.

El Nàstic jugaba en casa y no defraudó. Una delegación de seguidores granas apoyó a los suyos con los habituales cánticos que suenan en el Nou Estadi. Álvaro Cano, uno de los capitanes, tomó el micro para llevar la voz cantante y empujar a los suyos en la mañana de ayer. «Cantamos para animar hasta el final y darle energía al equipo, es una imagen muy bonita», reconocía tras el empate ante el Osasuna.

Álvaro Cano destacó precisamente la «evolución» de todos los equipos, pero recordó también que «lo más importante es pasarlo bien».

También participó el equipo Genuine de la Fundació Futbol Base Reus. Sus integrantes estuvieron igualmente arropados por un buen número de aficionados llegados desde la capital del Baix Camp para ver a sus jugadores, que tuvieron una buena actuación. 

Dos jugadores y un técnico del equipo Genuine de la Fundació Futbol Base Reus. FOTO: FFB Reus

En otras partes de España, se han formado incluso peñas para dar apoyo a sus equipos Genuine. Algunas de ellas estuvieron presentes en Salou, como la Peña Athletic Genuine o la Peña Sportinguista Genuina Xana, nombre en honor a la hija de Luis Enrique. «Estamos sin voz. Pase lo que pase, la ilusión que tienen es alucinante», apunta Sara, miembro de la peña asturiana y hermana del jugador Rubén Taladrid. La sportinguista pone también en valor «el espíritu de superación» de los jugadores en cada partido.

A pesar de que todas las aficiones estuvieron de sobresaliente, quien se hizo notar más fue la malagueña. «Llevamos el sol desde el sur», bromeaban algunos padres en alusión al buen tiempo de estos dos días en Tarragona.

Con pompones blanquiazules y un altavoz, dieron un auténtico espectáculo y contagiaron a todo aquel que se cruzó con ellos. No solamente tenían cánticos para el Málaga, sino que también animaban a los rivales e interpelaban a las otras aficiones. «Venimos a pasarlo bien con todos los equipos», explica Maribel. La madre de Cristóbal cuenta también que la esencia de la competición es que «nadie se va de aquí con la sensación de haber perdido» y considera que «deberían aprender mucho de esta liga, no se trata de competir, sino de compartir».

Con esta vocación de compartir la alegría, la afición andaluza atrajo a la txuri-urdin, con quien bailó la coreografía del asereje y jerusalema. La fiesta la remataron en la zona del bar, donde aficionados y jugadores de distintos equipos se animaron a darlo todo al ritmo de los mayores éxitos.

El buen ambiente se trasladó al terreno de juego y a las gradas del Miniestadi de Salou con el reparto de medallas y los títulos. El Athletic Club terminó campeón del Fair Play, el Rayo Vallecano ganó en el Grupo Deportividad y el Córdoba lo hizo en el Grupo Compañerismo. En ese escenario, cerraron unas jornadas inolvidables que ponen punto y final a 620 días de espera.

Temas

Comentarios

Lea También