Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El caramelo, para el Almería (2-1)

El Nàstic cae derrotado en el estadio de los Juegos Mediterráneos, víctima de nuevo de sus propios errores. La eliminación de la Copa le deja sin la posibilidad de recibir a un equipo de la máxima categoría

Jaume Aparicio López

Whatsapp
Tomeu Nadal, abatido, mientras los jugadores del Almería celebran el primer gol, obra de Soriano. Foto: La Voz de Almería

Tomeu Nadal, abatido, mientras los jugadores del Almería celebran el primer gol, obra de Soriano. Foto: La Voz de Almería

No habrá Primera este año en el Nou Estadi. El Nàstic perdió en Almería (2-1) y se despidió de la Copa del Rey, a las puertas del premio sabroso que da enfrentarse a doble partido contra un equipo de la Liga BBVA.

Dentro de que no fue un mal partido del Nàstic, el nivel por los granas estuvo lejos del ofrecido en los últimos duelos. Quizás afectado por la falta de ritmo de los jugadores menos habituales que dio entrada Vicente Moreno. Tampoco el Almería estuvo mucho mejor. Para la plantilla es normal que la afición local espere mucho más.

El conjunto tarraconense echó en falta un jugador creativo en el centro del campo. Ni Fali ni Gal, el doble pivote, pusieron luz en el ataque. Hicieron la salida del balón desde atrás muy previsible.

El partido permitió ver por primera vez a dos futbolistas de talla mundial juntos con la camiseta grana, Emaná y Xisco Muñoz. Dos jugadores que afrontan la veteranía de dos maneras opuestas. El mallorquín con un incansable espíritu juvenil. El africano con cierta despreocupación. Un poco a su rollo.

Xisco Muñoz reclamó minutos. Pidió una continuidad que se gana segundo a segundo. El delantero manacorí ayer actuó de nueve. De cazador del área. Allí donde mejor se mueve. Nunca para quieto. Siempre intenso. Aparecía en todas las posiciones de ataque, ofreciéndose como recurso en el pase y en el remate. Lideraba la presión de la primera línea y rozó el gol a los tres minutos. Calavera, instalado en el lateral derecho ya sea en liga como en Copa del Rey, puso un centro perfecto a la que el menudo delantero grana no llegó por un palmo.

El Almería frenó el ímpetu tarraconense con la posesión. Sus jugones, como el ex de la cantera del Manchester City y del Real Madrid, José Pozo, empezaron a menear la pelota para obligar al Nàstic a reprimir su ataque.

Como lleva pasando en los últimos partidos, el tanto rival llegó de un error grana. Si ante Alcorcón, Albacete y Ponferrada cada fallo era sinónimo de gol, el Almería, la plantilla más cara de Segunda, no iba a perdonar lo más mínimo. Michel Maceda encontró el hueco en el flanco izquierdo del Nàstic para servir un balón al segundo palo. Allí apareció el veterano Soriano, más solo que la una, para empujar el cuero a la red.

Reaccionó bien el equipo de Vicente Moreno. Encajó el gol con racionalidad. Sin nerviosismo. Era el minuto 13 y todavía quedaba mucho partido para empatar. La igualada rondó a los tres minutos. Se revolvió Xisco Hernández en el área almeriense para hacerse espacio y soltar el tiro. El portero local tocó lo suficiente para desviar el esférico y que, llorando, se estrellara en el poste.

Ni el Almería dominó, ni el Nàstic se dejó dominar. Le sobraron, eso sí, los errores en la salida del balón. Fali y Manolo se cobraron uno por cabeza. El segundo dejó al Almería en un claro tres contra uno. Se durmió Soriano y acudió Xisco Campos al rescate. Lento se mostró también Emaná en un contragolpe rápido. Con todo a favor dejó que Michel Macedo le atrapara antes de entrar en el área.

El ritmo, ya de por sí bajo, clásico de Copa, descendió aún más en la segunda mitad. Cerca estuvo el portero Julián de animarlo cuando vio como se le colaba por debajo del cuerpo un disparo lejano de Gal. Actuó rápido para remendar su error.

Moreno subió de marcha con la salida de Álex López, Jean Luc y Naranjo. El equipo seguía echando en falta imaginación en el centro del campo.Una salida en falso atrás dio paso a que Lolo Reyes pudiera asistir a Quique que en claro fuera de juego batió a Tomeu. Álex puso emoción al tiempo extra. Estiró el pie para desviar a gol un disparo cruzado de Xisco Muñoz. Pero era tarde. A pensar en liga.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También