Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El colmo de la competitividad: padres que pagan a sus hijos por gol marcado

El rendimiento marca la paga. "Si marcas un gol te doy diez euros", le dice un padre a su hijo

Raúl Cosano

Whatsapp
El colmo de la competitividad: padres que pagan a sus hijos por gol marcado

El colmo de la competitividad: padres que pagan a sus hijos por gol marcado

Viene de: Primeras sanciones de clubes de Tarragona a los padres violentos

La escena es cada vez más habitual. Antes del partido o en algún entrenamiento previo, el padre, desde la grada, le ofrece al hijo lo que podría ser una prima por gol. «Si marcas un gol te daré diez euros», le dice. Y así, por cada tanto marcado por el chaval, un billete de diez, a modo de incentivo o de paga semanal vinculada al rendimiento deportivo, casi a la manera de un profesional. «He visto a padres dar dinero a sus hijos por meter un gol. Diez euros por dos goles. Les meten mucha presión a los chavales y eso es perjudicial», explica Joserra López, coordinador de fútbol base en el Racing CFBonavista.

«He visto a padres que le dicen al crío: ‘Si marcas un gol te damos diez euros’. Y entonces el niño va obsesionado. Y ni siquiera pasa el balón. En mi equipo eso no existe, yo no lo quiero. Da igual quien meta el gol. Al que empuja la pelota yo no le digo nada, yo voy a felicitar al que ha dado el pase», cuenta Pablo Pedro González, presidente de La Floresta.

Pichichis de siete años

Luis García, presidente del CDCTorreforta, también denuncia algunas actitudes:«A veces escuchas al padre prometerle al niño que si marca le va a llevar a PortAventura. Cuando el entrenador oye cosas así le mete una bronca y le reprende. No podemos estar educando así a chavales de siete años. Es algo que pasa todos los días y en todos los sitios».

Otra dinámica se ha acentuado en los últimos tiempos: la lucha por el pichichi a edades tempranas: «Los padres se meten en internet y conocen quiénes son los máximos goleadores de cada categoría, incluido de las más pequeñas. A veces viene algún crío y me dice que es pichichi. Yyo pienso: ¿cómo lo sabes?».

Luis García se muestra preocupado por la deriva:«Los padres son los primeros que fomentan una competitividad que no es sana para el deporte. Ahora se nota más, en parte porque por internet ya sabes cómo ha quedado el rival y cómo van». A ello también ha contribuido el flujo de información en internet:«Ahora saben ya cómo ha quedado el rival al momento y quién ha marcado, y eso también influye».

En el CDCTorreforta no se ha tenido que vetar la entrada a mayores pero sí se ha dado algún toque de atención. «Un padre se encaró con un entrenador porque su hijo no jugaba lo suficiente según él. Entonces hubo que intervenir», narra Luis García.

Temas

  • DEPORTES

Lea También