Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

'El corazón pedía quedarme, existen cosas más importantes que el dinero'

Albert Casanovas ha renovado con el Reus por dos temporadas a pesar de las tentaciones de Oliveirense y Benfica

Marc Libiano

Whatsapp
Albert Casanovas y su padre Jordi, en el centro, con la camiseta del Reus, junto al resto de trabajadores de Indauto, la empresa que dirige. Foto: Alba Mariné

Albert Casanovas y su padre Jordi, en el centro, con la camiseta del Reus, junto al resto de trabajadores de Indauto, la empresa que dirige. Foto: Alba Mariné

No hace demasiados días, Albert Casanovas (Reus, 1985) se encontraba en una especie de encrucijada. A finales de enero, el defensa del Reus precisaba comunicar al club si hacía efectivo o no el año opcional de contrato que le correspondía. Su excelente rendimiento llamó la atención del hockey portugués de nuevo. Albert había conquistado la Champions con el equipo de su vida en mayo y además con el cartel de actor principal. No se limitó a coronar el reparto de la película. Oliveirense primero y después el histórico Benfica tentaron su suerte

La propuesta económica de Oliveirense, lugar en el que ya pasó dos cursos (2014-16) antes del regreso a casa, mareaba ojos. La entidad patrocinada por la empresa Simoldes, una de las mayores fortunas de Portugal, ha agitado el mercado con fichajes rimbombantes a precio de oro. Casanovas fue el objetivo principal para coser el registro defensivo. La insistencia fue tal que el mismo jugador llegó a escuchar de forma atenta y casi decidir en positivo. Luego apareció en ese escenario el Benfica, rival directo de Oliveirense, y con una tradición de mayor prestigio en el hockey europeo. El defensor del Reus pasó días de máxima reflexión y de pocas horas de sueño. «Tengo que ser sincero, llegué a pensar en marcharme. El hockey portugués está invirtiendo mucho y había propuestas muy buenas. Tardamos en hablar con el Reus y eso me hizo meditar una posible salida», reflexiona el jugador.

 

El movimiento posterior del Reus resultó decisivo. También otro factor. Albert ha empezado a dirigir la empresa que creó hace más de 30 años su padre, Jordi. En Indauto existen proyectos de ampliación que el mismo jugador ha iniciado con todo el entusiasmo de crecimiento. Tanto él como su hermana, Natalia, se han puesto al frente de ese desafío laboral. Cuando el director deportivo rojinegro, Toni Sánchez, se sentó con Casanovas este mismo mes de enero para proponerle futuro, el escenario cambió totalmente de paisaje. El reusense tomó una determinación sin negocios. Decidió continuar, a pesar de la seducción económica lusa. «Nadie de mi familia ha intentado coaccionarme. El corazón siempre me pedía seguir. Valoré y creo que, en mi situación, aparecen cosas más importantes que el dinero».

El mismo Reus anunció la pasada semana que Albert Casanovas se había comprometido por dos temporadas más. La calle Gaudí, su hábitat natural desde chico. En el templo ha completado casi un proceso vital. Nació, se educó, vivió parte de su adolescencia y ahora disfruta de la madurez. Probablemente se encuentre en el momento más brillante de su carrera deportiva. “Ahora disfruto de los partidos, de la exigencia, antes los sufría más”, confiesa. Del nuevo contrato aclara que «Hablé con la presidenta y decidimos hacer dos años más y esperar a cómo estoy entonces. Tengo 32 y me siento fuerte, pero pienso que no voy a alargar mi carrera hasta los 40».

El nuevo proyecto 
Exponente fiel del club de los inconformistas, el defensa ha decidido evitar la complacencia y la posturita de sofá presumiendo de conquistas y mantener el hambre de progreso, el afán de superación y mejora. Sólo así mantendrá el estatus en la élite. Este verano, en China, estrenó internacionalidad con la selección nacional levantando un Mundial. No sólo eso. Anotó el gol decisivo en la tanda de penaltis de la gran final ante Portugal. Precisamente Portugal. Padre de dos niñas, Valentina y Daniela, el jugador aspira a agrandar la leyenda de su Reus. «Sé que el club trabaja para crear un gran equipo de futuro y eso también me ha decidido a continuar». 

Los hinchas disfrutarán entonces de uno de los jugadores que les identifica, no sólo por el juego y sus aciertos desde el punto de penalti, registro que domina como un auténtico artesano, sino también por raíces, por ese valor añadido que supone el sentimiento hacia el escudo. En eso, Casanovas nunca ha levantado sospechas. Ni siquiera cuando las tentativas casi irrechazables le han puesto entre la espada y la pared. Probablemente, el Reus y su defensa han sellado una relación de por vida.

Temas

Comentarios

Lea También