Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes Junta General 2019

El descenso del Nàstic a Segunda B  reduce el presupuesto de 14 a 6 millones

El Nàstic presenta en su Asamblea de Accionistas un beneficio de la temporada pasada de 612.000 euros. El Consejo expresó su máximo apoyo a Bartolo

JAUME APARICIO LÓPEZ

Whatsapp
Imagen de la junta de accionistas del Nàstic celebrada ayer, mientras el presidente Andreu explica las cuentas. FOTO: PERE FERRÉ

Imagen de la junta de accionistas del Nàstic celebrada ayer, mientras el presidente Andreu explica las cuentas. FOTO: PERE FERRÉ

El Nàstic celebró ayer en la Sala Eutyches del Palau de Congressos de Tarragona una Junta General de Accionistas tranquila, pese a la inquietud que produce la situación del primer equipo. Los pequeños accionistas no pusieron trabas en la aprobación de todos los puntos del día. Aprobaron sin reparos y por unanimidad un presupuesto para la temporada 2019-20 sacudido por el descenso de categoría.

De los 14 millones de euros del curso pasado se cae a apenas 6 millones, contando la ayuda que ofrece LaLiga al descenso de (1,7 millones), principalmente por la pérdida de los suculentos ingresos por las retransmisiones. En 2019 se contaron con 6 millones en ese aspecto, mientras que en este 2020 serán 120.000 euros.

El coste de la plantilla asume buena parte de esa reducción. Si en Segunda División el Consejo de Administración destinó unos seis millones, este año son 2,7 los millones depositados en el primer equipo. Aunque a día de hoy no se haya demostrado el valor real de ese desembolso. Como dijo el presidente Josep Maria Andreu en su discurso, «10 puntos de 30 posibles es un bagaje insuficiente» Pese a ello, reafirmó su «máximo apoyo a la plantilla y al cuerpo técnico» al que, eso sí, le pidió «máxima exigencia». También para el director deportivo, Sergi Parés.

El responsable de la parcela deportiva del club quiso dar la cara. Algo realmente novedoso. Es el primero de su cargo en los últimos años que asiste a la Junta de Accionistas. Parés fue claro, igual que el día de su presentación, «no estamos cumpliendo con las expectativas». Para él también era «impensable» estar en esta situación, pero quiso pedir paciencia con una plantilla que sigue considerando «competitiva, joven -después de los filiales la que más baja edad media tiene del grupo, añadió- y buena, entre las cuatro mejores junto con la del Hércules, Barça B y Villarreal B».

Así mismo el director deportivo grana siguió mostrando su apoyo a Bartolo: «Cuando tienes un buen entrenador, y lo tenemos, no es adecuado cambiar por una mala racha. Creo que en la estabilidad. Los proyectos a veces se encallan y luego hacen un crecimiento rápido. Estoy convencido que será nuestro caso».

A preguntas de uno de los presentes, Parés admitió que al equipo le ha costado adaptarse a la intensidad y competitividad de la categoría. En opinión del director deportivo, no ha sido hasta los últimos partidos cuando la plantilla ha comenzado a funcionar. «Estamos ahora como deberíamos estar en la segunda o tercera jornada».

Si el escaso 14% representado del pequeño accionista refleja el estado de la afición grana todos demostraron estar al lado del proyecto y seguir confiando tanto en el Consejo como en Parés y Bartolo. Aunque no olvidaron el lado crítico posicionado en preguntas directas sobre la venta de futbolistas con ADN Nàstic o la apuesta por jugadores extranjeros (comom Habran) en lugar de piezas locales.

Descenso a Segunda B

Josep Maria Andreu tenía este año la responsabilidad de afrontar ante los accionistas el descenso de Segunda División. Un fracaso que en nombre del Consejo de Administración asumió. Lo hizo descargando también responsabilidades sobre los técnicos y jugadores que pasaron por el vestuario del Nou Estadi. «Estamos decepcionados con todos ellos», dijo Andreu que añadió «destinamos 1,5 millones más de lo que veníamos invirtiendo en los últimos dos años».

A nivel económico ese exceso, según comentó el director general del club, Lluís Fàbregas, se ha visto «compensada con ingresos no previstos para no caer en números negativos y perjudicar la salud financiera de la SAD». En este sentido, los ingresos en los traspasos de Manu Barreiro (Lugo), Fali (Cádiz) y Dimitrievski permitieron cobrar 1,6 millones de euros más de lo presupuestado.

Respecto a la Ciudad Deportiva, el presidente lamentó que las obras se estén alargando más de lo previsto debido a una «dificultades que están retrasando el inicio de las actuaciones». Andreu espera que en los próximos meses se resuelvan esos problemas y «la Ciudad Deportiva sea una realidad». Ese espacio permitirá, entre otras cosas, crear un equipo de fútbol femenino. Algo a lo que se comprometió el Consejo de Administración.

La única disparidad de opiniones llegó cuando un accionista solicitó el cambio de horario como local y pasar a jugar a las 17.00 horas de la tarde. La votación a mano alzada dejó una igualdad total que mantuvo hasta marzo el partido a las 12.00 horas.

Temas

Comentarios

Lea También