Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El día en el que Messi conquistó el Nou Estadi

Fue el 17 de junio de 2007, cuando el argentino lo bordó en el feudo grana en un encuentro en el que marcó dos goles y repartió una asistencia

Juanfran Moreno

Whatsapp
Messi se salió en el Nou Estadi en su primera y única visita. Foto: Txema Morera

Messi se salió en el Nou Estadi en su primera y única visita. Foto: Txema Morera

Nou Estadi, 17 de junio de 2007. Era un partido vital para el Barcelona e intranscendental para el ya descendido Nàstic. Los azulgrana se jugaban el título liguero en la último jornada. No dependían de ellos mismos. Para proclamarse campeón de la competición doméstica debían esperar a que el Real Madrid no venciera al Mallorca en el Bernabéu. El conjunto grana se vio superado en todo desde un principio por un Barcelona empeñado en hacer sus deberes. Ahora el Barça regresa al Nou Estadi con un Messi que ha pasado a la historia. 

En aquel conjunto plagado de estrellas, comenzaba a emerger un Messi que ya daba síntomas de ser un futbolista destinado a marcar una época en el mundo del fútbol. Todo bajo la protección de Ronaldinho, quien en aquel momento todavía era amo y señor del Barça. El argentino se soltó la melena, nunca mejor dicho, y arrolló al Nàstic con una actuación encomiable. Anotó dos goles, uno de ellos marca de la casa después de una diagonal desde la izquierda que terminó con un disparo cruzado al palo largo de Rubén Pérez. Además, repartió una asistencia de gol para que Puyol abriese el marcador. Ronaldinho y Zambrotta fueron los otros goleadores del Barça, mientras que por parte del Nàstic marcó el tanto del honor Tobias Grahn.

Messi anotó dos goles y repartió una asistencia en el uno a cinco del Barça en el Nou Estadi

El Barcelona terminó venciendo aquel encuentro por uno a cinco. Sin embargo, el Real Madrid no falló y venció al Mallorca en el Bernabéu, proclamándose campeón de Liga. Aquella liga se recuerda como la del ‘Tamudazo’, pero también como en la que Messi comenzó a convertirse en una realidad irrefutable. De hecho, le anotó un hat-trick al Real Madrid en el Bernabéu y logró sendos dobletes ante el Atlético en el Calderón y ante el Espanyol en el Camp Nou.

Aquel curso Messi finalizó con unos registros más que prometedores. Disputó 36 encuentros en los que anotó 17 goles y repartió cuatro asistencias. Fue la penúltima temporada de Frank Rijkaard al frente del Barcelona. En la siguiente temporada, Messi ya se convirtió en un fijo en el once azulgrana y disputó 40 partidos con la zamarra azulgrana. 10 años después, Messi regresa al Nou Estadi siendo uno de los futbolistas más grandes de la historia y habiendo marcado un antes y un después en el mundo del fútbol.

Temas

Comentarios

Lea También