Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

Deportes AUTOMOVILISMO

El día que Niki Lauda ‘pilotó’ en Tarragona

AUTOMOVILISMO. El tres veces campeón mundial de Fórmula Uno pasó por la finca que la familia Bultó tiene en Cunit la víspera del Gran Premio de Montjuïc de 1975, junto a varios pilotos más de la época

Francesc Joan

Whatsapp
Niki Lauda, Alvaro Bultó, Paco Bultó y Clay Regazzoni, en la excursión con las Bultaco.  FOTO: Familia Bultó

Niki Lauda, Alvaro Bultó, Paco Bultó y Clay Regazzoni, en la excursión con las Bultaco. FOTO: Familia Bultó

De Niki Lauda se ha contado prácticamente todo. Sus tres títulos mundiales en la Fórmula Uno (en 1975 y 1977 con Ferrari y en 1984 con McLaren); el accidente que en 1976 le dejó quemaduras de por vida en su rostro tras accidentarse en el circuito alemán de Nurburgring; sus 25 victorias en Grandes Premios y su carácter volcánico convirtieron al austriaco en un piloto de leyenda. Su muerte, este martes a los 70 años, conmocionó al mundo del automovilismo.

Pocos conocen sin embargo su paso por Tarragona. Fue casual, pero Lauda vivió una jornada inolvidable en Cunit el 26 de abril de 1975, la víspera del Gran Premio de España de Fórmula Uno que se disputaría en el circuito barcelonés de Montjuïc. Él y los que eran sus rivales en pista fueron invitados por Paco Bultó -fundador de Bultaco- a la finca San Antonio que la familia posee en el municipio del Baix Penedès (http://www.masiasanantonio.com).

Bultó organizó aquel día «una comida y excursiones en moto para todos los pilotos en San Antonio», recuerda Rafa Terradas Bultó, uno de los nietos de don Paco. «Vinieron Niki Lauda, Wilson Fittipaldi (hermano de Emerson, doble campeón mundial en 1972 y 1974), Graham Hill (ganó los títulos de 1962 y 1968), Clay Regazzoni (compañero de Lauda en Ferrari y subcampeón en 1974), Jean-Pierre Jarier (piloto francés de la época)... La familia se dividió en grupos que lideraban rutas en moto por la finca y alrededores. Bultaco trajo motos para todos y equipó a todos los participantes», añade.

Varios de los pilotos que acudieron a la finca San Antonio. FOTO: Familia Bultó

El ambiente festivo de aquella jornada ayudó a los pilotos a relajarse antes de la carrera, aunque Francois Migault, otro de los pilotos que estuvieron en Cunit, sufrió un accidente con una de las motos que tuvo como consecuencia varios dientes rotos. Durante el Gran Premio tuvo que ponerse al volante de su monoplaza con la mandíbula completamente vendada.

Aquella prueba de Montjuïc pasó a la historia, desgraciadamente, como una de las más accidentadas de toda la historia de la Fórmula Uno. 

Los problemas habían surgido ya el viernes. Los pilotos se negaron a realizar los primeros entrenamientos por la peligrosidad en algunas zonas del trazado urbano -en la recta los coches se levantaban del suelo y en otra parte rodaban por encima de los raíles del tranvía- y las deficiencias de seguridad (algunos de los guardaraíles de los 3.790 metros del trazado no estaban bien fijados, y algunos ni atornillados y ya no daba tiempo a solucionarlo).

El cartel del Gran Premio de España de F-1 de Montjuïc de 1975. FOTO: DT

El sábado, amenazados por la organización, los pilotos salieron a pista, pero con enorme cautela. La pole fue para el propio Niki Lauda, que había ganado precisamente en Barcelona su primer Gran Premio de F-1 el año anterior, completando la primera línea el otro Ferrari que conducía Regazzoni. 

El vigente campeón del mundo, el brasileño Emerson Fittipaldi (McLaren Ford), decidió en cambio completar solo una vuelta cronometrada a baja velocidad para evitar represalias. El domingo, sin embargo, decidió no tomar parte en la prueba.

La carrera tuvo un arranque accidentado. Un toque en la primera curva obligó a abandonar a los primeros clasificados, Mario Andretii (Parnelli Ford), Niki Lauda y Clay Regazzoni y Vittorio Brambilla (March-Ford). Esos  abandonos en las primeras vueltas y otros sucesivos provocaron que el alemán Rolf Stommelen (Hill-Ford) liderara por primera vez en su vida un Gran Premio. Hasta que en la vuelta 26ª el alerón trasero de su coche se rompió en plena recta y después de chocar contra las barreras arrolló a varios espectadores.

En la primera curva de la prueba ya hubo varios toques. FOTO: DT

Como consecuencia del impacto fallecieron un bombero, un periodista y dos comisarios. Una decena de personas más sufrieron heridas graves. La carrera se prolongó cuatro vueltas más, hasta que finalmente la organización decidió suspenderla tras comprobar la gravedad del accidente.

El ganador del Gran Premio fue Jochen Mass (McLarenFord) -ese día ganó su primera y única carrera-, completando el podio Jacky Ickx (Lotus Ford) y Carlos Reutmann (Brabham-Ford). Para la historia también quedará que la italiana Lella Lombardi, que terminó  sexta, fue la primera mujer en finalizar en la zona de puntos una carrera de Fórmula 1.

Temas

Comentarios

Lea También