Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes ATLETISMO

El día que le robaron la gloria a Natalia Rodríguez

Este viernes se cumplen diez años del Mundial de los 1.500 metros que la tarraconense ganó en el tartán del olímpico de Berlín. Tras entrar primera en meta los jueces la descalificaron por su toque con Burka. Una decisión que muchos siguen sin entender aún a día de hoy

Francesc Joan

Whatsapp
Natalia, desolada, apenas celebró la victoria en meta. FOTO: Efe

Natalia, desolada, apenas celebró la victoria en meta. FOTO: Efe

Natalia Rodríguez habrá visto centenares de veces repetidas las imágenes en estos diez años. Diez años, diez ya, han pasado de aquel 23 de agosto de 2009. De aquella carrera que levantó del sofá a Tarragona entera cuando vio a su atleta insignia cruzar en primera posición la meta del estadio olímpico de Berlín. De aquel 1.500 en la que 'se proclamó' campeona mundial. Estadísticamente aquel título no figura en su palmarés, ni en el historial del atletismo su nombre. Fue suyo sólo durante media hora. 30 minutos en los que la gloria se transformó en un infierno cuando los jueces acabaron descalificando a la mediofondista de Torreforta por su toque en carrera con la etíope Gelete Burka

Natalia, que por aquel entonces tenía 30 años recién cumplidos y sumaba ya tres participaciones en los Juegos Olímpicos, había llegado a ese Mundial en un fenomenal estado de forma. Lesionada en 2006 y embarazada en 2007, tras dar a luz a Guadalupe -su primera hija- por primera vez en años había podido preparar una temporada entera sin sobresaltos.

Natalia, a la izquierda, justo en el momento en que se tocó con Burka y
ésta cayó al suelo. FOTO: DT

La discípula de Miguel Escalona vivía quizás el momento más álgido de su trayectoria. En las semifinales ya se mostró muy sólida y capacitada para todo en la final.  

En la carrera decisiva Natalia corrió las dos primeras vueltas a la cola del pelotón, precisamente para evitar codazos y el riesgo a una caída. Cambió de ritmo y subió posiciones transcurrida la mitad de la prueba, para situarse en posiciones de podio en el momento de afrontar la vuelta definitiva. Sólo tenía ya por delante a la etíope Gelete Burka, que había comandado la final desde la salida, y a la bahreiní Maryam Yusuf Jamal, la campeona mundial en Osaka. 

Vídeo de la polémica acción:

La acción de la polémica se produjo a falta de 200 metros, cuando lanzando un ataque a la par con Jamal Natalia decidió adelantar a Burka por el interior, aprovechando que ésta se había abierto ligeramente. Ambas se tocaron y se desequilibraron, pero si bien la tarraconense logró seguir apoyando su pie izquierdo fuera del tartán en cambio la etíope, que iba falta de fuerzas, se cayó al suelo.

Natalia sabía que eso podría costarle la carrera, pero decidió mirar solo adelante, apretó los dientes y superó a todas sus rivales gracias a su poderosísimo sprint final. Entró primera con un crono de 4.03.36 minutos.

La tarraconense, consolando a la etíope tras la carrera. FOTO: Efe

En meta Natalia apenas lo celebró. Enmedio del griterío del estadio, que protestaba por su acción, ni sonrió ni se atrevió a dar la vuelta de honor. Lo primero que hizo fue ir a consolar a Burka. Luego se puso una  bandera española en sus hombros, aunque permaneció estática, a la espera de la decisión de los jueces.

La acabaron descalificando, aunque aún hoy son muchos quienes consideran que lances como ése los hay a montones en un 1.500. Desolación. Tristeza. Y una de las tardes más amargas en la historia del deporte tarraconense.

Vídeo de la carrera íntegra:

Temas

Comentarios

Lea También