Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El efecto Míchel

El técnico madrileño ha levantado a un equipo al que acechaba el descenso y que llegó a ser el farolillo rojo

Juanfran Moreno

Whatsapp
Míchel ha logrado sacar al Rayo de los puestos de descenso. Foto: Rayo Vallecano

Míchel ha logrado sacar al Rayo de los puestos de descenso. Foto: Rayo Vallecano

Cuando se obra desde el corazón todo suele tener un bonito desenlace. Eso debió pensar la directiva del Rayo cuando decidió entregarle las llaves del equipo a Míchel Sánchez, histórico futbolista del conjunto vallecano, con más de 200 partidos con la camiseta franjirroja. La situación del club era dramática. No se auguraba reacción posible. La Segunda B llamaba a la puerta de manera imponente. La etiqueta de equipo ‘meteorito’ comenzaba a sobrevolar sobre el Rayo Vallecano, un equipo diseñado para regresar a la élite tan sólo un año después de su descenso.

El proyecto comenzó en las manos de Sandoval, quien no logró motivar a un vestuario con el que tuvo serios rifirrafes. No supo reconducir la situación y los bucaneros decidieron apostar por RubénBaraja, quien tampoco supo exprimir la calidad que atesoraba la plantilla a nivel individual.

Tras caer ante el Mirandés en Vallecas (1-2), el Rayo ocupaba la decimoctava plaza con 28 puntos, sólo un punto le separaba del descenso. El club decidió prescindir del técnico vallisoletano y anunció la llegada al banquillo de Míchel en la jornada 27 de campeonato. El entrenador madrileño no empezó con buen pie, sólo pudo sacar un punto en los primeros tres partidos como técnico bucanero. De hecho, el Rayo finalizó la jornada 29 como colista de la categoría de plata. Las luces de emergencia alcanzaron su plenitud sonora. Aquello fue un preludio engañoso. En la jornada 30 comenzó una resurrección imparable. Muchos de los entrenadores de la categoría comentan que encadenar tres partidos sin perder ya es una auténtica barbaridad, pues bien, los de Míchel encadenaron hasta seis jornadas sin perder, logrando cuatro victorias y dos empates o lo que es lo mismo, 14 puntos de los 18 en juego. Equipos como Girona y Oviedo no tuvieron más remedio que hincarse de rodillas ante la superioridad franjirroja. Por fin, Vallecas disfrutaba de un equipo con una calidad individual muy superior a la media en la categoría. Hombres como Javi Guerra, Thasorras, Embarba o Lass volvían a ser decisivos, marcando las diferencias tal y como hacían en muchos encuentros en la Primera División.

Seis jornadas invicto

En sólo seis jornadas, el conjunto vallecano despegó sin miramientos. Abandonó el farolillo rojo y los puestos de descenso con una facilidad extrema. De hecho, finalizó la jornada 35 del campeonato en el puesto decimotercero con 43 puntos en su casillero, a siete de los 50 marcados para alcanzar el objetivo de la permanencia. La racha se cortó ante el Huesca (2-0) en la jornada 36, a lo que precedió una victoria ante el ya ascendido Levante (2-1) y una derrota en la jornada pasada ante un rival directo por la permanencia como el Alcorcón (2-0).

La situación actual de los bucaneros en la actualidad es bastante cómoda aunque no idílica. Los 46 puntos que figuran en su casillero le sitúan a cuatro de los 50. Una victoria ante el Nàstic les acercaría y mucho al objetivode la permanencia. Lo que está claro es que Míchel ha logrado levantar a un equipo que parecía condenado y que llegó a ver la salvación como prácticamente una utopía.

Atentos al gol average

Una situación que guarda muchos paralelismos con la de Merino y el Nàstic, quien también cogió al equipo con la permanencia muy cuesta arriba y ganando en Vallecas la puede dejar muy encarrilada. Será clave el hecho de ganar al Rayo con más de un gol a favor en el casillero para los granas. El Rayo se impusó en la primera vuelta en el Nou Estadi por cero a uno con gol de javi Guerra. En caso de que los granas repitiesen el mismo resultado de la ida , el gol average se decantaría para el equipo con mejor diferencia de goles. En estos momentos, el Rayo tiene una diferencia de -2, mientras que el Nàtictiene un -6 en su casillero, por lo que los bucaneros tienen una buena renta. Vallecas será un escenario para resucitados.

 

Temas

  • Deportes
  • Rayo
  • Liga 1 2 3
  • Fútbol
  • Nàstic

Comentarios

Lea También