Más de Deportes

Víctor Lapeña triunfa en el Fenerbahce

BALONCESTO. El técnico de La Pineda está triunfando en su primer año como técnico del Fenerbahce femenino

Juanfran Moreno

Whatsapp
Víctor Lapeña celebra un triunfo con el Fenerbahce. Foto: Cedida

Víctor Lapeña celebra un triunfo con el Fenerbahce. Foto: Cedida

Víctor Lapeña no dudó en aceptar este verano la oferta del Fenerbahce femenino. El conjunto otomano tenía claro que el vecino de La Pineda era el entrenador ideal para resituarles en la primera línea del baloncesto europeo. El idilio fue inmediato y los resultados hasta el momento son el reflejo más evidente de que la relación entre técnico y entidad va viento en popa.

«No he necesitado adaptación. Estambul es una ciudad preciosa, muy parecida a nivel cultural a España». Así resume Lapeña su llegada a la ciudad otomana. Desde un primer momento sintió que en aquel escenario iba a poder crecer como persona y como entrenador. Eso sí, siempre bajo la lupa de un club tan exigente como Fenerbahce.

Lo cierto es que la trayectoria deportiva del de La Pineda en Turquía está siendo descomunal. Ya ha conquistado su primer título (en octubre consiguió la Supercopa Turca) y su camino en la Euroliga y el campeonato doméstico apenas genera sospechas. Los números están ahí y Lapeña no duda en nombrarlos para destacar la buena temporada que está completando sus jugadoras. «Hemos perdido solo tres partidos en lo que va de curso, dos en Euroliga y uno en liga, todos ellos de manera ajustada. Por lo tanto, solo puedo estar satisfecho y orgulloso de mis jugadoras. Ahora que están a punto de llegar los momentos importantes (Copa Turca y las eliminatorias por entrar en la Final Four de la Euroliga) el equipo está contento, con confianza y sin lesiones», valora el técnico maño.

En todo caso, Lapeña es consciente de que el grado de exigencia es máximo. Se le ha fichado para meter al Fenerbahce en la Final Four de la Euroliga y ese es el objetivo prioritario tanto a nivel personal como colectivo. Tres años sin estar entre los cuatro mejores equipos de Europa es un castigo demasiado duro para una de las entidades europeas que más apuesta por el baloncesto femenino. No obstante, la hoja de ruta que está teniendo el equipo otomano hasta el momento permite vislumbrar esta meta con una percepción realista, algo que recalca el entrenador vecino de La Pineda: «Nos hemos clasificado como primeros de grupo para los cuartos de final y eso nos permitirá tener el factor cancha a nuestro favor. Ahora estamos esperando que lo conoceremos tras la última jornada y que puede ser o el Orenburgo o el Bourges».

El Fenerbahce de Lapeña solo ha perdido tres partidos en lo que va de temporada

La clave de la gran trayectoria del equipo está siendo el nivel humano y de talento de un vestuario plagado de estrellas. Un hecho que provoca que gestionar un plantel de ese nivel no resulte una tarea sencilla. Sin embargo, Lapeña resalta que «no está siendo difícil porque tenemos buena relación. Las chicas que fichamos y las que estaban aquí son trabajadoras. Hay que adaptarse a cada una de ellas. Me siento muy respetado».

Iagupova, estrella europea

Como no podía de ser de otra manera, los focos apuntan a la máxima anotadora de la Euroliga y una de las grandes dominadoras del baloncesto europeo en los últimos tiempos. La ucraniana Alina Iagupova es una de las grandes estrellas del momento, aunque Lapeña destaca su nivel humano por encima de todo. «La ves desde fuera y ya se ve que tiene un nivel deportivo tremendo, pero lo que más me ha sorprendido es que como persona es increíble. Es súper trabajadora, competitiva y divertida», explica el maño.

Otro de los nombres propios que ha conocido Víctor Lapeña es Obradovic, el técnico del Fenerbahce masculino al que sus nueve Euroligas le avalan como el mejor entrenador europeo de la historia. «Le conocí a principio de temporada. Es muy amable. Habla español, y me acuerdo que nos llamó la mafia española entre risas. Hemos coincidido poco porque viajamos mucho», recuerda el vecino de La Pineda.

Por último, Lapeña tiene claro que su futuro está en Estambul salvo sorpresa. Tiene contrato y contempla en la ciudad otomana un crecimiento importante. «Me gustaría estar aquí cuatro o cinco años. Tienen una forma de entender la vida muy parecida a la que yo tengo», concluye el entrenador español.

Temas

  • baloncesto

Comentarios

Lea También