Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El filial no retira la denuncia al CF Reus

Los exjugadores del B han decidido mantener la demanda por los impagos

Marc Libiano Pijoan

Whatsapp
Imagen de archivo del filial del Reus celebrando un gol. Foto: DT

Imagen de archivo del filial del Reus celebrando un gol. Foto: DT

Los exjugadores del Reus B Cambrils han decidido que no van a retirar la demanda que interpusieron a la Sociedad Anónima Deportiva del CF Reus por los impagos de las nóminas de la pasada temporada.

El administrador concursal de la SAD rojinegra, David López, intentó negociar, a través de la Asociación de Futbolistas (AFE), ese aspecto la pasada semana, pero sin éxito de momento. El Reus debe algo más de 200.000 euros a los futbolistas y necesita abonar esa cantidad para poder competir en Tercera División tal y como marca la normativa. Si no lo hace va a tener bloqueadas las fichas federativas.

Sólo 12 jugadores del filial cobraron la nómina de febrero, un pago que realizó el todavía propietario Clifton Onolfo. Hace 10 días, David López ingresó dos meses más de salarios a los jugadores y en breve tenía previsto pagar otros dos.

En total, la deuda responde a 10 meses de la temporada. El administrador concursal intentó negociar con AFE, el estamento en el que se apoyan los futbolistas para resolver este tipo de asuntos, la retirada de esa demanda y ofrecerles el pago de lo que resta de deuda en el futuro. Sólo si el Reus sale a competir en Tercera dispone de la opción de generar recursos. En caso de que la SAD se liquide, va a resultar imposible hacer frente a esos pagos.

A día de hoy, los futbolistas no tienen pensado dar marcha atrás. Compitieron desde el mes de septiembre sin cobrar un euro y salvaron al filial, que se comportó con muchísima dignidad en Tercera División. El rendimiento deportivo y ético de los jugadores sobre el césped no ofrece ninguna sospecha. La plantilla padeció en despropósito general que vivió el club desde enero, con la salida de Oliver, la expulsión de la primera plantilla del fútbol profesional y el desierto en el que se convirtió la SAD.

Los jugadores compitieron hasta final de la temporada soportando promesas incumplidas primero de Oliver y luego de Onolfo. Ahora exigen el pago de ese dinero desde que la SAD cayó en una situación financiera crítica, al borde de la quiebra definitiva.

El aval

Ante esa situación, el futuro del Reus en Tercera División parece imposible. Pasan los días y no hay una respuesta de la SAD a los procesos que exigen las federaciones, en este caso la Española y la Catalana. Además de ese pago a los futbolistas, la SAD debería hacer frente a un aval de algo más de 30.000 euros para asegurar arbitrajes y costes adicionales de la competición. En el club no se ha dado una respuesta a estas exigencias. Todos los rivales de Tercera ya han iniciado la pretemporada.

Y es que, a estas alturas, el CF Reus sigue sin contar con una estructura deportiva. No dispone de personas encargadas de llevar la gestión de la plantilla. Tampoco de entrenadores ni de los principales protagonistas, los jugadores. Poder configurar todo eso en tiempo récord resulta una quimera y más en un deporte como el fútbol, donde todos los rivales cuidan el más mínimo detalle. En la ciudad pocos creen en una solución milagrosa de esa realidad que envuelve al club.

El plazo para realizar todos los pagos que corresponden a la normativa ya se ha consumido por lo que en pocas horas se va a adivinar el futuro definitivo del CF Reus.

Temas

Comentarios

Lea También