Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes Voz autorizada

«El fútbol griego intenta tener buenos jugadores»

Kiko Ramírez, exentrenador del Nàstic, repasa su experiencia en Grecia, en la que tuvo una efímera pero intensa etapa

MARC LIBIANO/JUANFRAN MORENO

Whatsapp
Kiko Ramírez en su anterior etapa en el banquillo del Xanthi. FOTO: CEDIDA

Kiko Ramírez en su anterior etapa en el banquillo del Xanthi. FOTO: CEDIDA

«Hay rachas positivas que tienes que alargar al máximo y momentos malos que debes superar cuanto antes». Kiko Ramírez reflexionaba así sobre el fútbol griego allá por el pasado mes de septiembre, cuando el técnico tarraconense lideraba la Superliga griega con el humilde Xanthi tras haber conquistado uno de los feudos más imponentes como el Olimpo de Atenas. Ramírez era consciente que ese fútbol heleno es «muy crítico» y por ello siempre se arropaba en la cautela al hablar de su gran momento como entrenador en el fútbol griego.

No andaba equivocado el entrenador tarraconense. El fútbol griego es una auténtica trituradora de entrenadores y proyectos. Nadie se escapa de las garras de los exigentes directivos cuando los resultados no llegan. De hecho, muchos de los clubes son totalmente propiedad de un solo empresario, como es el caso den Xanthi. «Los propietarios del fútbol griego son los que controlan los clubes. El Xanthi era 100% de un solo propietario, asegura el técnico».

En todo caso, para Ramírez el fútbol heleno solo sigue la tendencia que se ha apoderado del fútbol. «El fútbol griego es inestable, pero como en todos los sitios», recalca el tarraconense. A lo que añade: «El trabajo del entrenador en el fútbol no se valora. Cuando los resultados no acompañan, el entrenador trabaja igual o más que siempre».

Kiko Ramírez fue cesado a finales de noviembre de manera inesperada y abrupta. Su equipo marchaba sexto en la tabla y acumulaba un empate y cuatro derrotas en las últimas cinco jornadas. Un simple bache para un equipo que estaba muy por encima de sus aspiraciones. Pero los dirigentes del conjunto griego no lo entendieron así y cayeron en el mal que persigue al fútbol griego. Apostaron por el caos y el tiempo no les ha dado razón. Actualmente, el Xanthi ocupa la octava plaza y ni su fútbol ni sus resultados han sufrido una mejoría. En parte es lo normal, puesto que está donde se esperaba.

Quiere volver a Grecia

Pese a la firme decisión, Kiko Ramírez solo tiene buenas palabras para el fútbol heleno. «Me adapté muy bien a una cultura similar a la de España y evidentemente que me gustaría regresar», asegura el tarraconense. De hecho, todavía recuerda con cariño la despedida con el vestuario del Xanthi. «He vivido dos ceses en el extranjero y los dos han sido muy inolvidables. En Cracovia recibí una ovación delante del director deportivo y en Grecia algunos jugadores se plantearon marchar y eso te refuerza», explica el experimentado entrenador.

Respecto al hecho de que haya tantos futbolistas españoles militando en Grecia, para Kiko Ramírez no hay dudas sobre el principal motivo: «El estilo de juego casa muy bien con las características del futbolista español. Tácticamente deben mejorar y no perder tanto el control del partido, pero es un futbol que intenta tener buenos jugadores y jugar bien al fútbol».

Temas

Comentarios

Lea También