Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El futuro del CBT, en manos de dos jóvenes de 16 años

Los canteranos Joan Guixens y Carlos Enrique Puigdeval han disfrutado entrenando con el primer equipo de un club que apuesta fuerte por la cantera

Jaume Aparicio López

Whatsapp
Foto: Lluís Milián

Foto: Lluís Milián

La mano de Berni Álvarez ha vuelto a señalar a dos canteranos. El alero Joan Guixens y el ala-pívot Carlos Enrique Puigdevall, ambos de 16 años, son el futuro del CBT. Los nuevos productos de la factoría del Serrallo, que con el técnico tarraconense no ha parado de nutrir al primer equipo azulado de jugadores formados de principio a fin en la cantera hasta formar un conjunto competitivo para la LEB Plata, la tercera categoría del baloncesto estatal, con la marca del ‘Kilómetro 0’.

A Joan Guixens y Carlos Enrique Puigdevall les queda aún un largo camino por delante. Los dos son jugadores del Júnior, pero ya han podido tastar lo que vestir la camiseta del primer equipo. Los dos mirlos cebetistas han sido habituales con los ‘mayores’ desde finales de la pasada temporada. Tras caer en semifinales del play-off de ascenso a LEB Oro frente Araberri, Berni Álvarez llamó a Joan y Carlos para completar los últimos entrenamientos antes de dar por cerrada la temporada.

Para el ala-pívot esa primera llamada le dejó sembrado de nervios: «El CBT es un club que apuesta mucho por la cantera. Sabes que puede pasar, pero que seas tu, te deja nervioso pero muy emocionado al mismo tiempo».

Joan Guixens se presentó a ese entrenamiento con un total desconocimiento de lo que se iba a encontrar, pero con un total convencimiento de que «era un premio al esfuerzo de muchos años, una oportunidad que me ofrecía el club y que yo debía aprovechar como fuera». Bien lo tuvieron que hacer ambos puesto que a comienzos de la pretemporada, con escasez de jugadores, Berni Álvarez les volvió a llamar para completar los entrenamientos.

Entrenamientos duros

La intensidad fue la primera nota destacable, con respecto a las sesiones preparatorias que conocían. A sus 16 años no pueden competir con tipos de la talla de Ferran Torres o los jugadores norteamericanos. «Se nota en el salto, no puedes competir», explica Joan Guixens. «Tácticamente también supone un esfuerzo para nosotros, nos cuesta más defenderlos y atacarlos», añade Carlos Enrique Puigdevall.

Ambos han tenido la ocasión de jugar en el Serrallo con el primer equipo en los amistosos de pretemporada. Las sensaciones de vestir el azulado son «diferentes, lo mismo que la relación con el público, la pista, etc. todo cambia», destaca Guixens.

Ninguno de los dos se deja llevar. Saben que su sitio es el júnior y ayudar al Messer cuando haga falta. A ellos se deben y asumen todas las «privilegiadas» enseñanzas de Berni Álvarez como recursos que ofrecer a sus compañeros en la pista.

Joan Guixens ha aprovechado este tiempo entre titanes como Ferran Torres, Dani Martínez, David Fernández y compañía para «mejorar mi defensa, ya que soy jugadores más de ataque y necesitaba ganar en intensidad defensiva». Puigdevall comparte esa voluntad de trabajar en la intensidad a la hora de defender y también intentar subir el porcentaje de tiro.

Emblema cebetista

El vestuario del primer equipo es una familia que dispensa una gran acogida a todos los que entran a forma parte de él. Sobre todo si como en el caso de los dos canteranos, llevan tantos años persiguiendo ese sueño de alcanzar el primer equipo. Tanto Joan como Carlos Enrique han estado «comodísimos» entrenando junto a unos jugadores a los que sueñan emular en un futuro no muy lejano. Cogiendo el testigo de la marca ‘Kilómetro 0’. Un emblema de un CBT que no quiere perder. Su fuerza es esa labor formadora. Una cadena extensa que tanto Guixens como Puigdevall han recorrido de la mano de los entrenadores que dedican su tiempo en formar talento local.

«Nos lo tenemos que trabajar y si en el futuro se da la casualidad de que podemos estar en el primer equipo trataremos de dar lo mejor de nosotros por el club», concluyen estos dos tarraconenses, Joan del Vendrell y Carlos Enrique de Tarragona, que hasta hace dos días animaban al equipo de Berni Álvarez desde la grada y que esta pretemporada han podido gozar de saltar a la pista con el primer equipo.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También