Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El gladiador que sueña con la UFC

El salouense Ivan Galán, de tan solo 10 años, quiere convertirse en el próximo Conor McGregor

Jaume Aparicio

Whatsapp
Ivan Galán con sus cuatro cinturones de campeón.  FOTO: cedida

Ivan Galán con sus cuatro cinturones de campeón. FOTO: cedida

Una encuesta rápida entre los niños de Tarragona sobre qué deportista les gustaría ser, la gran mayoría, probablemente, elegiría Leo Messi. Todo el mundo conoce al astro argentino del FC Barcelona. Ivan Galán miraría al entrevistador y le daría la respuesta menos esperada: «Mi sueño es llegar a ser el futuro Conor McGregor». En una sociedad dominada por el balón de fútbol, sorprende el deseo de un joven por convertirse en una de las estrellas de la Ultimate Fighting Championship (UFC).

A sus diez años, el luchador salouense está demostrando madera de campeón de los deportes de contacto como el Muay Thai, K1 y kick boxing. En su palmarés cuenta ya con cuatro cinturones de campeón de su categoría (-25 kg). El cinturón Mundial que otorga la ISK (International Sport Karate and Kickboxing Association) del 2016 logrado en Stutgart (Alemania), el de campeón de Europa de la WKL (World Kickboxing League) y los títulos de Catalunya y España de la OWKLE. 

Ivan Galán suma más de 70 combates entre Muay Thai, K1 y Kickboxing. La mayoría en entrenamientos y en campeonatos de exhibición. Los torneos oficiales comienzan a los 14 años. Hasta esa edad, los niños y niñas que como Ivan acuden a los eventos para combatir lo hacen bajo unas reglas estrictas (no se puede golpear en la cara, por ejemplo) y con protecciones por todo el cuerpo para protegerles de los golpes. 
Fue su padre, Ivan Galán sénior, quién le introdujo en los deportes de contacto. En los años 90 participó en el Campeonato de Catalunya de Kickboxing. Lo abandonó durante una década para regresar al tatami brevemente superada la treintena. Lo justo para que su hijo Ivan, con cuatro años de edad, pudiera verlo en acción y enamorarse del Muay Thai.

El progenitor enseguida vio que su hijo tenía una habilidad especial para el muay thai. «Tiene un don para este deporte. Mientras hay niños a los que les cuesta aprender el movimiento de la patada, a él le sale natural, casi sin proponérselo», comenta.

Iván Galán es aún muy pequeño y se lo toma como un juego. Su padre y entrenador no le presiona. «Entrena cuando quiere y solo le impongo la disciplina en la clase. Si la empieza tiene que acabarla como todos los demás». No siempre lo consigue, porque como admite el propio Ivan, «hay días que paso de todo». Solo cuando se acerca una competición es cuando se pone de verdad las pilas. Es una de las máximas de su padre: «Si quiere competir tiene que entrenar». 

El apoyo incondicional de su progenitor es una de las principales motivaciones del pequeño. «Poder entrenar con él y su apoyo me motiva para seguir», admite Ivan Galán junior. La gratitud del hijo con el padre le llevó a envolverle y regalarle su último cinturón ganado en Murcia, en el 2017. «Es el único de los cuatro cinturones que tengo en casa, dentro de una vitrina, el resto están en el gimnasio Club Deportivo Gembu-kai de Bonavista (Tarragona).

Su evolución ha llevado a muchos especialistas a considerar a Ivan como el mejor de su edad a nivel nacional. Un reconocimiento que se ha convertido al mismo tiempo en un obstáculo. «Es demasiado bueno y encima se dedica de tal manera que los demás niños de su edad no quieren competir con él», explica su padre. Entre que hay pocos eventos para su edad y que los que se celebran tampoco le admiten por su potencial, impide que el pequeño consiga combates. La solución es coger el coche e ir a gimnasios de Reus o de Barcelona para poder programar combates contra los mejores alumnos de las respectivas escuelas.

En febrero Ivan Galan tendrá la posibilidad de sumar un nuevo éxito, el Campeonato de Catalunya de la Federació Catalana  de Kickboxing y Muaythai que se disputará en Manresa. Un escenario para empezar a forjar su propia leyenda. La de Ivan el Gladiador.

Comentarios

Lea También