Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El gran día del Club Tennis Tarragona

La entidad recibe la 'Medalla d'or de la ciutat' como abanderado de los 100 años de la llegada del deporte de la raqueta. Su próximo gran reto:clasificar a alguno de sus jugadores para los Juegos Mediterráneos de 2017
Whatsapp
Foto de familia de las autoridades, ex presidentes y jugadores y en el centro, Ballesteros y Farré. Foto: Lluís Milián

Foto de familia de las autoridades, ex presidentes y jugadores y en el centro, Ballesteros y Farré. Foto: Lluís Milián

Sus nombres retumbaron con fuerza ayer en el Saló de plens de l’Ajuntament. El de Josep Maria Iglesias, por aquellos primeros partidos de tenis que montó en un ya lejano 1908 en su finca cerca de la muntanyeta de l’Oliva; el de Lluís Bonet i Amigó, fundador en 1915 del Law Tenis Club Tarragona -preludio de la sección del Nàstic- con el que oficialmente el deporte de la raqueta se constituyó en la ciudad; y el de todos aquellos pioneros que en 1955 acabaron constituyendo el Club Tennis Tarragona. Los citó en su glosa inicial la concejal de Cultura Begoña Floria. Y se acordaron también de ellos el alcalde Josep Fèlix Ballesteros y Carles Farré.

El presidente del Club Tennis Tarragona era un hombre de lo más feliz ayer. Como también sus predecesores en el cargo que le acompañaban en el consistorio: Hilario Alfaro, Antoine Jordà, Manel Roca, Josep Maria Solé o Agustí Pujol. Y por supuesto, los directivos presentes, jugadores, socios y empleados.

Ballesteros se encargó de recordar que la ‘Medalla d’or de la ciutat’ que recibió la entidad, como abanderada por los 100 años de la llegada del tenis a Tarragona, «se concede, como mucho, una vez al año, y ha habido años en que ni eso».

Con la entrega arrancó un año cargado de eventos que culminará en noviembre con la organización del Campeonato de España absoluto femenino por equipos y la publicación de un libro sobre esos 100 años de historia a cargo de Enric Pujol y Jaume Benaiges.

Farré repasó algunos de esos actos y sobrevoló por encima de ese último siglo, recordando también a aquellos amateurs del grupito Seven O’clock, entre los que figuraba su padre, que jugaban a las siete de la mañana antes e ir a trabajar.

La vitalidad del actual dirigente es tal que habló del presente, y de esa variedad de deportes que ahora mismo ofrece el club, pero también del futuro. Y lanzó un reto ante todos: que algunos de los jóvenes jugadores de la entidad a los que han becado se clasifiquen para los Juegos Mediterráneos de 2017 en la competición de tenis que acogerán en sus instalaciones. Y cerró su discurso con un aplaudido «Tots fem CTT, tots fem Tarragona».

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También