Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El irlandés aficionado al CF Reus que propone que los hinchas sean los dueños

FÚTBOL. Mark Wilson, que vive en Dublín, recoge ideas por si es necesario refundar la entidad. Anima a los aficionados a tomar el mando

Diari de Tarragona

Whatsapp
Mark Wilson, con la bufanda de Redblacks y la sudadera de Irlanda, en Dublín, ciudad en la que reside. FOTO: cedida

Mark Wilson, con la bufanda de Redblacks y la sudadera de Irlanda, en Dublín, ciudad en la que reside. FOTO: cedida

Mark Wilson es un empresario del sector industrial irlandés con una extrema pasión por el fútbol. Reside en Dublín, en donde defiende a capa y espada su amor por los colores del viejo y mítico Celtic de Glasgow, uno de los dos históricos clubs de Escocia. Este apasionado por el balón de 41 años vio como el Reus se cruzaba en su vida de la forma más inesperada. En un avión. Hace justo cuatro años. El equipo, todavía en la Segunda B, se dirigía a la isla para enfrentarse al Atlètic Balears en el trayecto, sobrevolando el cielo, se produjo un idilio que todavía perdura.

Wilson está tan habituado a viajar por su trabajo que no le importa tomar un avión de ida y vuelta el mismo día. Lo ha hecho con dirección a Reus en varias ocasiones, sólo para presenciar y vivir un partido en el gol norte del Estadi, junto a la grada de animación Redblacks. Ha disfrutado del histórico ascenso a Segunda División, en mayo de 2016, y de los dos años y medio en el fútbol profesional. Su relación con el club y la ciudad parecen irrompibles. 

Mark se ha mantenido atento a todos los movimientos que ha padecido el club inmerso en esa crisis financiera que le ha situado al borde de la desaparición. La resolución del Tribunal Administrativo del Deporte del pasado lunes le ha chocado como a todos los hinchas. Tres años sin fútbol profesional pueden llevar al Reus a una refundación y Mark no quiere quedarse de manos cruzadas. Su idea está clara. Apuesta por el romanticismo.

«Quizás, si el concurso de acreedores no tira hacia adelante y los americanos deciden marcharse, ha llegado el momento de que los aficionados tomen el control del club. Estoy cansado de dueños malos. Es cierto que necesitaríamos empezar casi de cero en otra categoría, pero logrando la vinculación de cada persona podemos hacer un club muy bueno para las próximas generaciones».

Wilson es partidario a esperar la decisión que tome el administrador concursal sobre el concurso en el que ahora mismo se encuentra el CF Reus debido a su deuda. «Aunque tenemos que estar preparados y con ideas encima de la mesa, porque quedan dos meses para que empiece la próxima temporada». Wilson incluso va más allá. «Quiero mucho a Reus. Viajo por todo el mundo, pero para mí Reus es algo especial y quiero ayudar. Estoy dispuesto a estar una vez al mes allí si resulta necesario».

Los ejemplos

En Inglaterra y Escocia existen casos de equipos que están manejados por sus seguidores. El Wimbledon inglés se ha situado de nuevo en categoría nacional después del impulso que le han ofrecido sus apasionados. En Escocia aparece el ejemplo del tradicional Rangers, en la primera categoría. En España, el Xerez Deportivo empezó de nuevo y en cinco años ya se ha situado en la Tercera División.

«Creo que tres años de sanción son mucho tiempo en fútbol y encima en Segunda B y sin dinero. Se trata de un castigo muy duro», confiesa Mark Wilson. «Necesitaríamos encontrar líderes en Reus, empresarios para encabezar el proyecto y reconstruir poco a poco el destino del club».

Mark Wilson fue, junto al resto de miembros del grupo Redblacks, el impulsor de la campaña solidaria para los trabajadores del CF Reus, que no han cobrado sus nóminas desde el mes de septiembre. La propuesta resultó todo un éxito, ya que se recaudaron más de 3.000 euros en poco más de una semana. La iniciativa se llevó a cabo durante el último partido que el CF Reus disputó en casa ante el Numancia.

Desde Irlanda también se sigue una crisis que parece nunca tener fin. Wilson no piensa rendirse y ya ha encendido la mecha por las redes para hallar soluciones de futuro. Todo sea por el CF Reus.

Temas

Comentarios

Lea También