Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El lado frágil del Serrallo (CBT 71-82 Cambados)

El Cambados rompe con la racha de tres partidos invicto como local del CBT en un partido que se torció tras el descanso

Iván Alcalá

Whatsapp
El pívot azulado Orion Outerbridge lanza a canasta en un instante del partido de ayer en el pabellón del Serrallo. Foto: Lluís Milián

El pívot azulado Orion Outerbridge lanza a canasta en un instante del partido de ayer en el pabellón del Serrallo. Foto: Lluís Milián

Asalto gallego en el Serrallo. El Cambados tomó anoche el pabellón del CBT (71-82) y acabó con su condición de inexpugnable después de tres victorias seguidas. Los tarraconenses mandaron y ofrecieron buenas sensaciones durante dos cuartos, pero el partido se descontroló tras el descanso. El pívot congoleño Charles Nkaloulou dirigió la rebelión. Desquició la defensa azulada cada vez que tocó bola y acabó con 32 puntos. Fue el factor desequilibrante. Un jugador indómito que sacó de quicio a la afición cebetista.

Los hombres de Berni Álvarez abrieron brecha al inicio y la conservaron a buen reguardo hasta la mitad del partido. Tres triples de Orion, David Fernández y Dani Martínez colocaban a los locales 7 arriba tras los primeros 3 minutos y medio de choque (11-4). El buen trabajo en defensa permitió a Torres y David ampliar aun más la renta mediado el cuarto (15-6). El técnico del Cambados pidió tiempo muerto y su equipo reaccionó con un parcial de 0-7. Al final, el CBT recuperó terreno con un triple de Orion y un gran movimiento de Marc Giménez bajo el aro para cerrar el primer asalto 22-17.

En el segundo el equilibrio fue absoluto. Los tarraconenses conseguían escaparse de 8 puntos (28-20, 13’), pero el Cambados no se inquietó y mantuvo el ritmo anotador para acercarse en el momento justo con 4 puntos en el último minuto (40-37). El congoleño Charles Nkaloulou fue la gasolina de los pontevedreses y cerró la primera mitad de partido con 17 puntos y 5 rebotes en su casillero particular. La victoria iba a pasar por echarle el freno al pívot africano.

Pero esa fue una misión imposible y el 17 de los amarillos siguió siendo el motor del Cambados. Juan Rubio, con 5 puntos consecutivos, equilibró el marcador y un tiro libre de Chapela ponía a los gallegos por delante por primera vez en el partido (44-45, 24’). A partir de ahí, los dos equipos intercambiaron golpes con diferencias muy cortas. Charles seguía desatado y cerró el cuarto con un triple que igualaba la contienda (54-54).

La cosa se acabó de torcer con un parcial de 2-11 al inicio del último periodo (57-65). Ferran Torres trató de ser el pellizco que despertara al Serrallo de su pesadilla. Por momentos inyectó esperanza en la afición azulada. Quedaban menos de 6 minutos y el CBT perdía de 9 puntos después de que Charles encestara su cuarto triple de la tarde (59-68). El pívot de l’Hospitalet de l’Infant tiró de pundonor. Se multiplicó en el rebote, anotó bajo el aro, en suspensión y desde la línea de libres, pero sólo consiguió prolongar la agonía. Los gallegos encontraban vía libre para seguir inflando su marcador.

A 3 minutos y medio de la bocina, Xavi Hernández falló dos tiros libres. Fue el indicio de un desenlace fatal. A partir de ahí (67-72), el Cambados manejó la situación a su antojo. Cerró el partido con un parcial de 4-10 y una sensación de superioridad que no hizo justicia al juego del CBT. La postal final fue agónica. Orion disparaba desde la cuerda contra el aro en dos ocasiones y Martínez lo intentaba sin llegar a tocar tablero. Para colmo, el alero tarraconense acabó el partido con dolores y dejó la pista cojeando. Las alarmas se encendieron en un Serrallo que mostró su lado más frágil.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También