Más de Deportes

El lastre de ser el rey del empate

El CF Reus ha cosechado cinco empates en los seis últimos encuentros. Está entre los equipos con más tablas (11). Sumar de uno en uno ha comportado un frenazo en la clasificación

Raúl Cosano

Whatsapp
David Querol, a punto de golpear el balón, en el partido que el CF Reus disputó contra el Oviedo y que se saldó con empate (1-1).   Foto: Alfredo González

David Querol, a punto de golpear el balón, en el partido que el CF Reus disputó contra el Oviedo y que se saldó con empate (1-1). Foto: Alfredo González

El CF Reus está pagando caro en este tramo de temporada ser el rey del empate. La sucesión de tablas en el marcador ha supuesto un frenazo en la progresión del equipo, que ha pasado de dejarse ver por el play off de ascenso a Primera a habitar la zona media de la tabla en Segunda A.

La última igualada fue este viernes ante el Oviedo (1-1). El conjunto rojinegro se adelantó en el marcador pero vio cómo en la segunda parte los asturianos equilibraban la contienda.

Los de Natxo González acumulan cinco empates en los últimos seis encuentros, un dato que inevitablemente ha detenido su avance en la tabla e incluso le ha relegado algunas posiciones. Los de la capital del Baix Camp acumulan seis partidos sin conocer la victoria, otra estadística que muestra que el equipo transita por un tramo de temporada con algunas dudas. El CF Reus no gana desde que se impusiera por la mínima en su estadio al Almería el pasado 15 de enero. Con 11 empates, el equipo figura entre los que más tablas acumulan en la categoría. Si sumar de uno en uno te permite seguir invicto, por otro lado implica perder en el camino una notable cantidad de puntos.

Sin embargo, en el seno del club no hay nerviosismos ni más urgencia que la de recuperar cuanto antes la senda de las victorias. Después de un inicio de temporada espectacular –más aún en el debut hisórico en Segunda– e inesperado por muchos, los rojinegros están ahora en un momento de mayor inestabilidad.

A pesar de ello, ese colchón de puntos granjeado sobre todo en la primera vuelta de la Liga es toda una garantía. El equipo sabe que deberá luchar para alcanzar los 50 puntos, esa cifra que, en un principio, debe garantizar la permanencia, a juzgar por lo sucedido en otros cursos. La plantilla asume que será costoso llegar a esa cantidad, pero confía en hacerlo lo antes posible y, luego, si se puede, aspirar a cotas más altas.

En el plano positivo está la respuesta que el equipo ha dado ante clubes potentes de la zona alta. Frente al Getafe, el Cádiz y el mismo Oviedo, tres equipos en play off, el CF Reus supo responder y resistió para arrancar, al menos, un punto en cada uno de esos compromisos de altura.

El partido ante los ovetenses deja, además, la espléndida noticia de haber recuperado el buen juego. Los de Natxo González recobraron sensaciones y completaron tramos de buen fútbol, sobre todo en el primer tiempo. «Tenía ganas de irme de un partido satisfecho con e l juego. Hemos vuelto a disfrutar»», explicó el técnico al término del encuentro. El preparador vasco se mostró esperanzado de cara al futuro: «Con el nivel de hoy –por el viernes– no tengo la más mínima preocupación».

El CF Reus sigue cosechando desplazamientos de enjundia y relumbrón en este primer año en Segunda. Los de Natxo González visitarán este sábado Vallecas, un campo histórico, genuino y lleno de carisma, habituado en los últimos años a ver partidos de Primera División e incluso de competiciones europeas. Allí se verán las caras con un Rayo Vallecano en horas bajas que necesita poner tierra de por medio con los puestos de descenso para no complicarse la vida en lo que resta de temporada. Será sólo un respiro para el CF Reus, porque luego vendrán otros dos huesos duros de roer, en tanto que clubes que están en los primeros puestos de la tabla: el Girona y el Tenerife.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También