Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El progreso de Kakabadze

El lateral grana disfruta de su mejor momento en el Nàstic. Se ha afianzado en el carril derecho con actuaciones convincentes

Juanfran Moreno

Whatsapp
Kakabadze en un encuentro de esta temporada. Foto: Pere Ferré

Kakabadze en un encuentro de esta temporada. Foto: Pere Ferré

Otar Kakabadze (Georgia, 1995) aterrizó en Tarragona con carencias en su juego propias de su inexperiencia. Pulirlas era cuestión de tiempo y minutos. La dirección deportiva vislumbraba en él un potencial importante. Sin embargo, la adaptación a la Segunda División no fue sencilla. De hecho, lo pagó en forma de minutos. Vicente Moreno no acabó de verle preparado para las exigencias que demandaba la categoría de plata. Además, Gerard Valentín sí que contaba con la confianza del técnico de Masanasa.  

Tras nueve partidos entre Liga y Copa (555 minutos), el georgiano hizo las maletas y se marchó cedido al Esbjerg fB de la liga danesa. En el conjunto danés encontró la regularidad que su fútbol suplicaba. Allí, lo jugo prácticamente todo, acumulando 12 apariciones (1080 minutos). En apenas seis meses, Kakabadze progresó de manera indiscutible.

El georgiano regresó a la disciplina grana este verano. El objetivo era convencer al cuerpo técnico de que merecía un hueco en la plantilla. La dirección deportiva seguía viéndole como el lateral predilecto para ocupar el flanco derecho. Por ello, no acometieron la llegada de un carrilero derecho tras la venta de Gerard Valentín al Deportivo.

"La temporada pasada acumuló 555 minutos con el conjunto grana antes de marcharse cedido"

Kakabadze dio claros síntomas de mejoría desde un primer momento. Se le veía mucho más suelto y confiado. No tardó en disipar las dudas sobre su proyección. Sin embargo, todavía no había alcanzado su plenitud. Eso es algo que ha hecho en las últimas jornadas. El georgiano se está convirtiendo en uno de los futbolistas más destacados en los últimos encuentros del Nàstic.

Tal está siendo su rendimiento, que ya no hay dudas de que es el lateral derecho que necesita este Nàstic. Aunque es cierto que no tiene competencia, ya que Pol Valentín no cuenta con la confianza del cuerpo técnico y siempre que el georgiano no ha estado disponible, Rodri ha experimentado. Suzuki y Abraham han sido los elegidos para sustituir a Kakabadze.

Un lateral mucho más curtido

Y es que el georgiano ha pulido ciertos aspectos de su juego que le han permitido dar un claro salto cualitativo. A nivel defensivo cada vez tiene menos lagunas, se le ve un futbolista mucho más hecho tácticamente. Ya no es tan sencillo cogerle la espalda como en un pasado. Además, a nivel ofensivo ha explotado sus conducciones vertiginosas hacia el área contraria. Ya no es aquel lateral que se limitaba a ocupar el flanco derecho en la fase ofensiva. Ahora, desborda si se le dibujan paisajes en el horizonte. De hecho, estamos ante un lateral con unas condiciones técnicas privilegiadas. No necesita espacios para desequilibrar. Una característica que no es muy frecuente entre carrileros.

El ‘2’ grana ha visto recompensado su crecimiento futbolístico en forma de minutos. Se ha adueñado del carril, encontrando la regularidad que le ha permitido expresar su fútbol con una mayor confianza. Por ello, ha sido titular en todos los encuentros en los que ha estado convocado, sumando 1.067 minutos en sus 12 apariciones hasta el momento. Solo no ha comparecido con la elástica grana en los cuatro encuentros en los que ha estado convocado con su selección.  

Kakabadze no quiere detener su progreso. Es consciente de que tiene en el Nàstic y en la selección de Georgia un escaparate predilecto para el destape. En el Estadio El Sadar buscará seguir creciendo. Con confianza no existen escenarios aterradores.

Temas

Comentarios

Lea También