Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El 'rojinegro' Guedes gana la Copa de Portugal marcando los dos goles de su equipo

El atacante portugués, que estuvo año y medio en el CF Reus y no anotó, le dio el título al modesto Desportivo Aves ante el Sporting de Lisboa

Marc Libiano

Whatsapp
Alexandre Guedes. Foto: EFE

Alexandre Guedes. Foto: EFE

Alexandre Guedes (Arcozelo, 1994) ha hallado su zona de confort en el Desportivo Aves, un club modesto de Portugal al que recaló en el curso 2015-16, justo después de salir del CF Reus con más pena que gloria.

De rojinegro vivió una temporada y media, después de llegar en el mercado invernal de 2014 como uno de los futuros talentos del país vecino. Había destacado en la academia del Sporting de Lisboa y Reus le abría una experiencia en el fútbol español que le sedujo. Ingresó en el club cuando éste todavía luchaba en las entrañas de Segunda B, una categoría a la que no logró cogerle el aire. En realidad, nunca se adaptó.

El atacante, de cuerpo espigado y con un rostro físico imponente, enseñó buenos fundamentos técnicos, capacidad para desengancharse, combinar y ofrecer soluciones coherentes en las transiciones.

Su carácter tímido y la rigidez del juego en la categoría de bronce, con escenarios sin apenas espacios para el juego elitista, le condenaron. En su paso por el Reus no logró anotar un solo gol en 28 partidos oficiales. Emili Vicente y Natxo González, los técnicos de ese tránsito en el Estadi, le ofrecieron chance, aunque no hallaron una respuesta convincente en el rendimiento jugador.

El Desportivo Aves le rescató en medio de esa especie de depresión deportiva que padeció. Dio el paso a la Segunda División de Portugal, que para Guedes se convirtió en un alivio.

Recobró la confianza y se alió con el gol. Acertó en 26 ocasiones en dos cursos. El pasado verano alcanzó el ascenso a Primera como pieza de postín de ese club que sólo ha competido en la máxima categoría durante cuatro temporadas. El equipo pertenece a la ciudad de Vila das Aves, del norte del país, de sólo 8.400 habitantes.

El Desportivo se fundó en 1930 y este fin de semana ha cubierto de oro su historia con un título que probablemente nunca imaginó. Alzó la Taça de Portugal en Oeiras, después de campeonar la final ante el histórico Sporting de Lisboa por 2-1.

Esos dos goles llevaron una firma reconocible, la de Alexandre Ledes, que en el campeonato doméstico había sumado tres. El ex del Reus inauguró la final al cuarto de hora, con un remate con la testa, en el segundo palo. Completó su exhibición a los 72 minutos, cuando recibió un pase de 30 metros de su compañero Amilton. Alexandre sorteó a Coates y convirtió a placer ante Rui Patricio, el arquero internacional de la selección lusa.

El Aves no sólo ha agrandado su nómina de méritos con la Copa. Ha cerrado la permanencia en Primera División por primera vez en su trayecto. Lo ha hecho con ese delantero de 24 años que en Reus no pudo echar raices.

Fue discutido y necesitó volar para resurgir en el Desportivo Aves, el modesto que la próxima temporada también disfrutará las mieles de la Europa League.  

El Desportivo Aves y el Sporting de Lisboa son ahora mismo las dos caras del fútbol portugués. Mientras la humilde entidad del norte del país vive el instante más deslumbrante de su historia, los leones se han hundido en una crisis preocupante, no sólo a nivel deportivo.

Las agresiones de los ultras al técnico Jorge Jesús y algunos de los futbolistas han encendido las alarmas en el José Alvalade.

Temas

Comentarios

Lea También