Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

El salouense David Sanllehí deja Castellón para jugar en Francia

El internacional se convierte en otro tarraconense que emigra. Militará en Les Herbiers y peleará por subir a Segunda
Whatsapp
Sanllehí, en un partido de esta temporada con L´Illa Grau, el conjunto con el que ha militado en la máxima división española.  Foto: Alejandra Pallarés

Sanllehí, en un partido de esta temporada con L´Illa Grau, el conjunto con el que ha militado en la máxima división española. Foto: Alejandra Pallarés

El salouense David Sanllehí afrontará a partir de septiembre su primera aventura en el extranjero. El receptor, hasta ahora jugador de L’Illa Grau, conjunto de Castellón que disputaba la Superliga española, ha fichado por Les Herbiers, un equipo de la tercera división francesa que debe pelear por subir a la categoría de plata gala. «Era cuestión de tiempo. Jugar fuera era algo que siempre había querido hacer. Me llegó esta oferta, que era muy buena, y no me lo pensé. Era un contrato profesional, por nueve meses, y lo decidí rápido», concede David.

Sanllehí tenía varias ofertas sobre la mesa, algunas de ellas para seguir jugando en la máxima división española, pero ha preferido cumplir un viejo sueño. «Desde pequeño quería jugar fuera y la liga francesa es una de las importantes. Es una nueva etapa», dice. Atrás queda un año algo irregular en L’Illa Grau, donde las lesiones han mermado su potencial.

«A nivel personal quiero vivir una aventura y conocer un voleibol diferente, mientras que a nivel de club el objetivo será ascender», admite. David, de 24 años, es una de las perlas con más proyección del voleibol. Formado en la concentración permanente de la selección española en Palencia, un centro de alto rendimiento que fabrica ‘cracks’, ha militado en conjuntos como el Teruel, con el que lo ganó todo en España (a pesar de participar poco), o el Cajasol sevillano, donde tuvo un papel mucho más protagonista y crucial a la hora de llevar al equipo a acabar quinto en la tabla.

Durante este verano y ya resuelto su futuro, David, que ha sido internacional por España, se mantiene en forma en torneos de voley playa mientras prepara el desafío. «Sé que será duro pero voy con ganas, dispuesto a aprender y a disfrutar, a pasármelo bien jugando. Aún no sé mucho del club. Sólo sé que el pueblo está a unos 70 kilómetros al sur de Nantes… y que tendré que aprender francés. Me pondrán un profesor para mí cuando llegue», cuenta Sanllehí, un ejemplo más de jugador de casa que se ve obligado a hacer las maletas debido a la escasez de oportunidades en España. «Aquí la Superliga hace tiempo que ha perdido potencial. Por eso hay tanta gente que se va fuera», admite. Sin ir más lejos, otro tarraconense de referencia en el mundo del volei, Carles Mora, se marchó el año pasado a jugar en el Lüneburg alemán, donde continuará una temporada más. El morellense Jordi Gens, más veterano, es otro jugador de casa que lleva tiempo compitiendo en ligas del extranjero. Emigrar se ha convertido en una opción recurrente para los que aspiran al profesionalismo en el voleibol.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También