Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El salto británico de Kiko Casilla

El portero de Alcover, hasta hora en el Real Madrid, reconoce estar contento tras su fichaje por el Leeds

Xavi Pete

Whatsapp
Kiko Casilla posa con la camiseta del Leeds United, su nuevo equipo, tras concretarse esta semana el traspaso.  FOTO: Leeds United

Kiko Casilla posa con la camiseta del Leeds United, su nuevo equipo, tras concretarse esta semana el traspaso. FOTO: Leeds United

Hasta hace menos de una semana, cuando en Alcover quería verse por televisión al vecino más internacional de esta localidad, ello debía hacerse de soslayo, pues su presencia en la pequeña pantalla era prácticamente imperceptible.

Su cara aparecía cuando alguna de las cámaras que invaden los campos de Primera enfocaba fugazmente los banquillos de LaLiga Santander, en los que se sentaban Casilla y compañía, y había dejado de ser una de las principales en el repertorio de jugadores más buscados del Real Madrid. 

Como decimos, ha habido una vuelta de tuerca, y desde hace muy pocos días –desde el pasado jueves para ser exactos– su imagen ocupa ya un plano diferente en los titulares de prensa, alejándose lentamente del chándal impoluto y el tímido tiritar de las frías esperas en los bancos por querer jugar. 

El alcoverense Kiko Casilla llega al Leeds United, líder de la EFL Championship, la segunda liga inglesa, a las puertas de los 33 años y, casualmente –o quizás no, quién sabe–, luciendo ese mismo número en el dorso de su camiseta, con la que posó a finales de esta semana tras firmar su contrato con los ‘white’. Puede que este cambio de equipo esté llegando tarde y Casilla lo tome como el último y el octavo en su carrera (contando todas las cesiones), pero su buen estado físico y sus capacidades intactas obligaban al Madrid a no dilatar más la espera, y así lo ha hecho. 

Mientras las complicaciones del Real por recolocarlo en otro club espesaban su situación, un rosario de dudas acechaban al cancerbero desde la llegada en agosto al primer equipo merengue de Thibaut Courtois, y el embudo para conquistar la portería blanca iba contando ya con pocos milímetros de diámetro.

El mayor de la plantilla

Casilla va a formar parte desde estos próximos días de una cuadrilla de jóvenes con una media de edad que no supera los 24 años. El más longevo, tan solo por delante del de Alcover por pocos meses, es otro español: Pablo Hernández, una cara reconocible para cualquier amante del fútbol peninsular tras su paso por el Valencia en los últimos tiempos.  

Un club con marca hispana

Hasta tres españoles esperan a Casilla en tierras británicas. Uno de ellos va a ser Marcos Abad, el preparador de los guardametas que custodian el conjunto dirigido por el argentino Marcelo Bielsa.

Los conocimientos de este joven de Alcoy, por cuyas manos han pasado otros porteros como Víctor Valdés en el Middlesbrough de Aitor Karanka, van a permitir al meta afianzarse en un fútbol cuya intensidad ha presumido siempre de ser mayor que la española.

En otro orden de cosas, tampoco va a resultarle complicado enlazar sus posiciones con Bielsa, quien ya ha alabado el fichaje del exmadridista. Un buen modo de empezar esta nueva andadura va a ser para Casilla coincidiendo con sus ‘coaches’ en término idiomáticos. 
«Estoy contento», se sincera. Las palabras que transmitía el alcoverense al ‘Diari’ rezaban ayer con esta afirmación. El meta reconoce sentirse feliz tras su fichaje por la entidad británica para comenzar así una nueva etapa en su ya larga carrera. 

El club al que va a representar hasta el 2023 cumple en este 2019 sus cien años de existencia. Kiko también coincidió con el centenario del Cádiz CF en el 2010, en su etapa como españolista cedido al equipo andaluz. En esa ocasión, el equipo ascendió a Segunda División en el primero de los dos años que permaneció en él, y el alcoverense se convirtió en una de las figuras más destacadas del submarino amarillo.

Esta temporada, en Leeds, al norte del Reino Unido y en el corazón del fútbol continental, puede escribirse una historia similar. Casilla sostiene la pluma para hacerlo posible. 

Temas

Comentarios

Lea También