Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El señor de la Champions

Marc Torra presume de un registro que nadie ha alcanzado hasta el momento. Ha ganado las últimas cuatro ediciones de la Liga Europa de forma consecutiva y aspira a la quinta. El Reus inicia la defensa del título este sábado en Alemania (19.00 horas)
Whatsapp
Marc Torra posa con la Copa de Europa que conquistó con el Reus en mayo. Foto: Cedida

Marc Torra posa con la Copa de Europa que conquistó con el Reus en mayo. Foto: Cedida

Para Marc Torra (Tordera, 1984), la Copa de Europa es un lugar fetiche. Ha encontrado en ella el clima idealizado para enseñar esas condiciones técnicas que alguien le ofreció con privilegio desde que abandonó la cuna y que ha depurado en esa carrera deslumbrante que ya le contempla. Hoy, Torra puede considerarse el señor de la Champions. Ha alcanzado un registro del que nadie puede presumir bajo el nuevo formato de Liga Europa. Ha ganado las últimas cuatro ediciones. De 2014 a 2017. Las dos primeras con el Barcelona, la tercera con el Benfica y la última, en mayo, con el Reus.

Le ha ayudado el cartel. En esos últimos cuatro capítulos de su vida deportiva ha pertenecido a tres de los gigantes europeos, por tradición y museo. No hay discusión. Casi siempre, además, como una de las grandes espadas del reparto de actores. Sorprendió la salida del Barcelona, en verano de 2015, por diferencias con el entonces máximo responsable técnico, Ricard Muñoz. Se marchó de la casa que jamás quiso dejar. Curioso. Desde entonces, el Barcelona, con planteles poderosos, no ha vuelto a levantar la Copa de Europa. La competición por excelencia. El caramelo más goloso del año.

Este atacante diferencial, de brazos infinitamente largos y de imaginación artística sobre el terrazo, necesitó armarse de paciencia y superar golpes. Antes de levantar ese título cuatro veces, había perdido otras cuatro finales. La voluntad de persistir.

Marc Torra, hijo idolatrado de Tordera, donde este verano se convirtió en pregonero de fiestas, ha arropado su éxito en el hambre. Jamás se ha conformado con sentarse en el sofá del salón y contemplar esa vitrina de trofeos personales que ya posee. Ha decidido permanecer en el escaparate de la élite hasta que el cuerpo aguante. En julio, antes del arranque de la pretemporada, no resulta extraño verle entrenar solo, preparándose para la exigencia. El hockey como hábito vital. Siempre fue así, desde que con 15 años debutó en la División de Honor con el Tordera.

El sábado, en Alemania, ante el Iserlohn, el Reus estrenará trayecto en la Champions, después del simulacro de la primera jornada, en la que se suspendió su cita ante el Viareggio por inclemencias en la compañía aérea Vueling. El Reus iniciará la defensa del trono con Torra dispuesto a mejorar récords. Va a por la quinta, la 11 del Reus, catedrático de la máxima competición continental. Nadie ha escrito imposibles. Con el señor de la Champions, no existen.

Temas

Comentarios

Lea También