Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes Es el primer año que compite

El sueño de la pequeña Ada en el mundo del trial

La componente del Moto Club Amposta, de siete años, empezó a practicar esta disciplina cuanto tenía cuatro, y algún día desea competir en un Mundial. Actualmente, es tercera del Catalán en la categoría de féminas
Whatsapp
En la imagen la pequeña Ada Martí con su moto. Foto: Cedida

En la imagen la pequeña Ada Martí con su moto. Foto: Cedida

A sus 7 años, Ada Martí (Moto Club Amposta) está situada en la tercera posición del Campionat de Catalunya en la categoría de féminas. Marcos, su padre, que compite en el Catalán de veteranos, explica que «Ada empezó a practicar trial hace tres años. Esta es la tercera moto que tiene; se inició con una Oset y después siguió con Beta». Por su parte, la pequeña recuerda que «comencé a ir en moto, cuando todavía no sabía ir en bicicleta. Mi padre me compró una Oset pequeña y yo iba detrás suyo los domingos por la tarde».  

A Ada le encanta esta disciplina, según afirma su progenitor, porque «es un deporte que se practica por la montaña (a pesar de que en nuestro país está prohibido), pero es muy divertido y puede subir y bajar pendientes y piedras con mucha rapidez y facilidad y eso le gusta». Cuando tienen vacaciones, se van a Andorra para disfrutar de la montaña. 

Este año es el primero que la de las Terres de l’Ebre compite, como explica su padre: «hemos hecho el Campionat de Catalunya, alguna carrera del Campionat de València y algún trial independiente de Andorra. En estos momentos, vamos terceros en la categoría de féminas en el Catalán, aunque podríamos ir segundos, debido a que en julio, en la prueba disputada en Corbera de Llobregat, tuvo un accidente y se rompió la nariz. Allí perdimos 25 puntos, pero quedan dos carreras y intentaremos conservar esta tercera plaza, algo que sería muy positivo por ser el primer año de competición». Además, en diciembre, haremos alguna prueba del Valenciano, que allí siempre conseguimos podio». Marcos sigue diciendo que «estamos muy agradecidos al presidente del Moto Club Amposta, Gaspar Sales, que nos ayuda con la logística de las carreras». 

Lógicamente, para rendir al mejor nivel en las pruebas, Ada entrena «tres días por semana, cuando salgo del colegio, y los sábados por la mañana en las Borges del Camp con más niños y niñas. En verano entrenamos diariamente en una finca privada que mi padre y entrenador ha preparado para no tener problemas». 
Ada viene de una familia a la que le encantan las motos: «y sobre todo a mi padre. Están muy contentos de que yo quiera competir, pero durante las pruebas se ponen nerviosos». 

Dentro de este deporte, la joven admira «a Toni Bou y a Laia Sanz; de hecho, el entrenador que tiene en Les Borges del Camp, Francesc Ciurana, está en el equipo HRC con Bou», explica Marcos. La pequeña sueña con «competir algún día en la categoría de mi padre para poder ganarle, y también  me gustaría estar en el Mundial y ser la mejor, aunque mi padre dice que es muy complicado y que se tiene que entrenar mucho». 

Pero no todo es trial en la vida de Ada, la cual también está centrada en los estudios, que tienen una gran importancia para su formación completa como persona: «estoy en tercero de primaria y me gusta mucho estudiar. Mis aficiones son ir en moto e ir a buscar setas. De mayor me gustaría poder ser arqueóloga». Y así, entre sus aficiones y sus libros va creciendo feliz.

Temas

Comentarios

Lea También