Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

El sueño se aleja (At. Baleares 1 - 0 CF Reus)

El Reus vuelve a tropezar lejos del Estadi y cae por la mínima ante el Atlético Baleares. Los rojinegros dominan el segundo tiempo pero no culminan. La victoria del Hércules y el empate del Lleida dejan el play off a cuatro puntos
Whatsapp
Vítor Silva, cabizbajo, durante el partido de ayer en Son Malferit.  Foto: Xavi Guix/CF Reus

Vítor Silva, cabizbajo, durante el partido de ayer en Son Malferit. Foto: Xavi Guix/CF Reus

Al Reus se le presentaba un escenario idílico en caso de ganar en Son Malferit. El sábado, Lleida y Alcoyano no hicieron los deberes. Se presentaba una oportunidad única para seguir recortando puntos con los ilerdenses y aumentar ventaja sobre los alicantinos. Siempre pensando en clave play off. Eso sí, los de Natxo necesitaban cumplir ante el Baleares. El examen no resultaba sencillo, porque los de Palma de Mallorca también andan exigidos. La amenaza del descenso les persigue.

Los rojinegros necesitaban romper, eso sí, sus números poco fiables lejos del Estadi. No se han mostrado como un visitante seguro. Tampoco lo consiguieron en Son Malferit, un escenario incómodo para los rivales acostumbrados a ser protagonistas con el balón. En ese estadio se hace indispensable adaptarse al fútbol de guerrillas. No hay espacio para el salón. El Reus estaba avisado.

A los rojinegros les costó adaptarse, aunque la igualdad reinó casi siempre en el partido. Quizás el Baleares manejó mejor los tiempos en el primera mitad. Salió con energía. Natxo modificó el sistema y decidió apostar por tres centrales puros como Semedo, Dinis y Moyano. Sacrificó a Colorado. La idea era clara; intentar dominar el juego directo. La estrategia podía definir el partido.

Los locales se sintieron más cómodos en los compases iniciales, aunque apenas generaron peligro. Tampoco el Reus, espeso en el juego, aunque siempre metido dentro de la pelea. Realmente, en cuanto a fútbol, la primera mitad dejó mucho que desear.

Los rojinegros no tiraron entre palos. El rival, sólo en una ocasión. La más clara. Cerca del descanso, Fullana encaró a Edgar Badia, pero el meta reusense atajó el peligro en una intervención magistral. De las que suele ofrecer cada domingo. Al descanso, los reusenses necesitaban meditar cómo hacerse más poderosos. Sobre todo con la posesión del balón. Mejoraron en la vuelta de vestuarios. El equipo se asemejó más a él mismo, siempre con ese juego combinativo que le ha distinguido.

 

Mejora sin gol

Los de Natxo encontraron mejor los espacios para combinar y sentirse protagonistas. Empezaron a mover el balón con criterio y obligaron al Baleares a replegarse. Óscar Rico cogió galones en ataque. Siempre intentó desequilibrar. Estuvo a un paso de marcar con un disparo desde la frontal del área. Obligó al arquero Local Víctor a intervenir de urgencia. Sin esa energía de la primera mitad, el Baleares lo fió todo a una transición o a su poderoso balón parado. No contó con la calidad de Rico y las internadas por la izquierda de Marín, muy activo en el despliegue. El lateral puso un balón al corazón del área que Rico terminó rematando demasiado flojo. Al Reus le seguía faltando pólvora. Generaba cosas pero no acababa las jugadas. Mantenía a su rival con vida. Vítor, con un disparo lejano, culminó el bagaje ofensivo, antes de que Natxo decidiera mover el banco. Sacó la artillería pesada que había en la rotación para agitar el partido.

 

Golpe mortal

Xisco Hernández regresaba a casa después de no jugar desde finales de enero por una lesión. Tuvo poco más de diez minutos. Curiosamente su ingreso en el césped coincidió con el gol local, el único y definitivo. En el origen de la jugada pudo haber falta sobre Óscar Rico, que perdió una pelota en zona prohibida. Montó el contragolpe el Baleares y lo hizo de libro. Lo certificó Rodríguez, a los 80 minutos, casi sin tiempo para que el Reus pudiera reaccionar. Colorado y Fran intentaron aportar cosas con casi sin tiempo para hacerlo. El Reus se encomendó a la época para, por lo menos, rescatar un punto, pero su inestabilidad lejos del Estadi le mantiene fuera del objetivo. Además, la victoria del Hércules le aleja un poco más. A cuatro puntos del play off con cinco jornadas por delante. Está difícil, pero sólo queda seguir creyendo.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También