Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El tarraconense que ya ha jugado esta Champions

Albert Mercadé ha disputado este verano dos previas europeas con su equipo, el Santa Coloma de Andorra, campeón de Liga

Raúl Cosano

Whatsapp
Albert Mercadé (derecha) arrebata el balón a un jugador del Drita de Kosovo. Foto: DT

Albert Mercadé (derecha) arrebata el balón a un jugador del Drita de Kosovo. Foto: DT

Hay una Champions League veraniega, exótica y modestísima. Hay, estos días, una previa de la competición de clubes más importantes del planeta en la que se baten en duelo decenas de equipos de cualquier rincón; una ronda humilde pero feliz e ilusionante, por el sueño de meterse en la fase de grupos, donde comienzan los fastos. Ahí se ha colado Albert Mercadé, un futbolista de Torredembarra que viene de competir con el Santa Coloma de Andorra. 

Ha jugado en eliminatorias donde hay equipos de Gibraltar, San Marino, Macedonia, Israel, Georgia, Islandia, Malta o Luxemburgo, países alejados de las grandes potencias continentales. Pese a esto, como dice Mercadé, «es Champions al fin y al cabo». 

La infraestructura es como la de la gran cita. Suena la sintonía de Händel y aparecen los iconos, con el balón con estrellas como emblema principal. Eso sí, la participación en esa cita de altura duró poco. El Santa Coloma disputó un torneo a cuatro en el Estadio Victoria de Gibraltar, con los campeones de Liga de los países con un coeficiente UEFA más bajo. 

Aguantó bien el envite ante el Drita, el vencedor de la Liga de Kosovo, pero sucumbió, con Albert Mercadé en el campo, por 0-2 en la prórroga. «Fue un partido muy igualado. En muchos tramos fuimos superiores», cuenta Mercadé, que ya adjunta seis participaciones en la Champions League, tras ganar otras tantas ligas con su equipo en ocho temporadas. 

El halo de la Liga de Campeones
El mayor éxito llegó en 2014. El equipo superó a un conjunto armenio en primera ronda y accedió a la segunda, donde quedó apeado por el Maccabi de Tel Aviv, dirigido entonces por el exjugador del Barça Òscar García.

El sello de la Champions embriaga y seduce. «La única diferencia es el alcance mediático. Pero vivimos todo el protocolo: llegar el día antes, entrenamiento oficial, más seguimiento de medios, el timing...», cuenta Albert. Tanto es así que él, que trabaja en una oficina bancaria en La Seu d’Urgell, se pone a punto a conciencia para preparar estos partidos justo en mitad de la pretemporada para el resto de clubes. «Somos semiprofesionales pero en esta época me pido vacaciones para preparar los partidos. De entrenar tres días a la semana pasamos a hacerlo a diario», cuenta, y reflexiona sobre el halo que tiene la Liga de Campeones: «Si de pequeño me dicen que jugaré la Champions no me lo hubiese creído. Muchos jugadores de Primera se retiran sin haberla jugado. Para mí es una satisfacción grande». 

La derrota envió al conjunto andorrano a otra previa, esta vez la de la Europa League, la segunda competición balompédica en importancia. Tampoco ahí tuvo suerte el conjunto de los Pirineos. En esta segunda ronda del torneo el Santa Coloma de Andorra se midió a doble partido con el Valur Reykjavík, el campeón de la Liga de Islandia, con jugadores que venían de disputar el Mundial de Rusia con su selección. 
Los andorranos ganaron el partido de ida en casa, por 1-0, aunque el Valur pudo remontar en la vuelta. Venció por 3-0, siguió su camino en la competición –el trayecto hasta la ansiada fase de grupos es toda una odisea estival– y apeó al conjunto de Mercadé. 

Este futbolista torrense ya piensa en el campeonato doméstico. «Somos un club hecho para aspirar a la Liga de Andorra, pero cada año es más complicado, porque los equipos se profesionalizan y cada vez hay más candidatos al título». A sus 33 años, Albert planea seguir un poco más en el mundo del fútbol. «Estaré hasta que la cabeza aguante. Me cuido e intento estar bien», cuenta este extremo, con el tiempo reconvertido a veces en lateral.

Temas

Comentarios

Lea También