Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

'En el Reus se respira la pureza del fútbol

Juan Domínguez (Pontedeume, 1990) vive su mejor momento en el CF Reus, tras el gran partido que completó en el derbi. Llegó este verano al club como fichaje franquicia procedente del Deportivo

Marc Libiano

Whatsapp
Juan Domínguez posa para el Diari tras el entrenamiento en el Estadi. Foto: Alfredo González

Juan Domínguez posa para el Diari tras el entrenamiento en el Estadi. Foto: Alfredo González

¿Da tiempo a disfrutar de una victoria como la del derbi?
Se debe disfrutar. La mayor alegría aparece justo cuando el árbitro pita el final. Eres consciente de que has ganado un partido importante, lo notas en la gente y en todo lo que se respira alrededor del equipo. Ese instante resulta único. 

Decía Bielsa que, a ustedes, los futbolistas, les gustaría comprar tiempo para disfrutar de todo lo que tienen. El sábado ya hay otro examen.
En parte sí, pero también en otras ocasiones viene bien que todo vaya tan rápido. Cuando pierdes un partido y estás fastidiado a los pocos días aparece una nueva oportunidad para sacarte esas malas sensaciones. Cuando la semana resulta buena es verdad que apenas puedes disfrutar lo que quieres, porque a los pocos días ya estás centrado en el próximo partido.

Ha saboreado la élite en el club de su tierra, el Deportivo, donde ha jugado en Primera. ¿Le costó dar el paso de venir a Reus?
Para nada. En el Deportivo cumplí una etapa. Allí empecé mi carrera, conseguí dos ascensos y pasé momentos buenos y malos. Me lo tomé como un fin de etapa, un buen ciclo, pero todo ciclo tiene su fin. Vine a Reus con mucha ilusión. Sobre el papel quizás aparecieron propuestas de otros clubs que pueden llamar más la atención por presupuesto y tradición, pero me decanté por el Reus porque es un club humilde, familiar, los jugadores son jóvenes y con ilusión, y hay un buen vestuario. Todos los ingredientes que tiene el Reus me gustan y creo que no me equivoqué. No es como en otros lugares que los jugadores son un poco más mercancía. Aquí se respira todavía la pureza del fútbol.

Alfredo González

Entonces es una manera de evadirse de la presión, del mercadeo, para expresarse con normalidad y sentirse valorado.
La presión, por mi personalidad, no me afecta mucho, por lo menos de momento. Aquí hay más pureza futbolística con respecto a lo que hoy se está convirtiendo el fútbol moderno, donde el jugador es un dorsal, como una mercancía. Esto aquí no pasa, me recuerda al fútbol de verdad, el que conoces cuando empiezas, cuando eres pequeño y los compañeros son tus amigos. Eso para mí es parte del éxito. Lo que está consiguiendo el Reus, con sólo dos años en el fútbol profesional, tiene mucho mérito.

¿Qué detesta Juan Domínguez del fútbol?
No me gusta en todos los aspectos de la vida y también en el fútbol que el trato humano no sea bueno. Puedes gustar más o menos como jugador, eso lo respeto, son decisiones deportivas, lo que no me gusta es cuando no existe el respeto como personas, porque antes que futbolistas somos personas.

Los futbolistas están expuestos, para lo bueno y para lo malo.
Se le da mucha importancia a lo extradeportivo. Estamos mirados con lupa. Hoy con una foto que parece que estás haciendo algo que en realidad no haces, puedes tener problemas. Y la gente o alguna gente se lo cree antes de contrastar o informarse al respecto. 

¿Juan Domínguez es fútbol 24 horas o prefiere la desconexión?
Soy de desconectar. Sí que es cierto que veo cortes de vídeo para mejorar, pero en mi día a día intento desconectar sino me saturo. Estás todas las mañanas entrenando más el fin de semana de partido y eso genera ya una rutina. En casa veo poco fútbol. Intento invertir mi tiempo en hacer otras cosas, porque así vengo a entrenar con más ganas. Así mantengo constantemente la ilusión por el juego.

Alfredo González

Para muchos jugó su mejor partido en Tarragona.
Es que no lo sé si fue mi mejor partido. Me es difícil valorarlo. Lo que sí puedo decir es que me encontré cómodo. Estoy contento con el partido que hice, pero ir más allá no lo sé.

Da la impresión de  que usted es feliz con el balón, con el juego combinativo.
Fue una de las razones por las que vine al Reus. Ese juego combinativo que tiene el Reus. Por mi posición como mediocentro dependo mucho del equipo. Si el equipo está bien eso me hace mejor a mí. Cuando la gente me halaga considero que es un mérito colectivo no mío. Si yo tengo líneas de pase es gracias a mis compañeros, si me llega el balón perfecto también es gracias a ellos. Le doy más mérito al equipo que a mí.

Por cierto, ¿cómo se siente en su nueva ciudad?
Muy cómodo, más de lo esperado. Antes de venir, un par de personas de Galicia que conocían la zona, me decían que esto estaba bien pero que era un lugar industrial. Vivo por el centro y me encanta la ciudad, tiene todas las necesidades que precisas. En invierno soy más casero, de ver cine, aunque con el clima de aquí se pueden hacer cosas siempre. Quedo mucho con algunos compañeros para salir a tomar algo y compartir esta experiencia.

Temas

Comentarios

Lea También