Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

En el podio de los elegidos

29 deportistas provinciales se reparten 52 medallas en los Juegos Mediterráneos

Francesc Joan

Whatsapp
Francesc Crespo, Jaume Carrasco, Alejandro Daniel y Josep Gil, componentes del cuatro sin timonel del Nàutic Tarragona. Fueron bronce en Barcelona'1955. Foto: Cedida

Francesc Crespo, Jaume Carrasco, Alejandro Daniel y Josep Gil, componentes del cuatro sin timonel del Nàutic Tarragona. Fueron bronce en Barcelona'1955. Foto: Cedida

29 deportistas provinciales han logrado medalla a lo largo de  la historia de los Juegos Mediterráneos desde que en 1951 arrancaron en Alejandría (Egipto). Entre aquella primera edición y la última celebrada hasta ahora, en Mersin (Turquía), acumulan un total de 52 metales

Las primeras llegaron en Barcelona’1955, donde doce remeros del Reial Club Nàutic fueron los primeros en representar a Tarragona en unos Juegos del Mediterráneo. Los elegidos fueron Faustí Andreu, Jaume Campos, Jaume Dalmau, Salvador Coch y Josep Maria Plana (cuatro con timonel); Lluís Donoso, Josep Cendrós y Ernest Torrelles (dos  con timonel); así como Francesc Crespo, Jaume Carrasco, Alejandro Daniel y Josep Gil, con el cuatro sin timonel.

Estos cuatro últimos fueron los únicos que consiguieron medalla al colgarse el bronce, después de ser superados por las selecciones de Italia y Francia, que demostraron un nivel muy superior en todas las modalidades según reconoció el responsable de remo del Nàutic, el recordado Joselín Prat. Sus compañeros fueron cuartos.

En aquella edición de Barcelona’1955 también compitió otro deportista provincial, el reusense Joan Orpinell, que consiguió la plata con la selección española de hockey patines -Italia fue la vencedora-. Fue la única ocasión en la que este deporte ha figurado en el programa.

Los últimos medallistas fueron, en Mersin’2013, la lanzadora de martillo de Torredembarra Berta Castells, que se alzó con la plata (es ya la tarraconense con más Juegos Mediterráneos, 4); y los remeros tortosinos Pau Vela y Alex Sigurbjorsson,  bronce en  dos sin timonel.

Pero si un nombre destaca por encima del resto es el del nadador reusense Santi Esteva, de largo el deportista provincial que más medallas se ha colgado en esta competición y también una de las figuras internacionales con mejor palmarés desde que arrancara este acontecimiento en 1951. Le avalan seis medallas de oro, cinco de plata y un bronce en sus dos participaciones, en 1971 en Esmirna (Turquía) y en 1975 en Argel (Argelia).

Santi Esteva, con sus  cuatro oros y dos platas de Argel’1975. Foto: Cedida

Esteva tenía tan sólo 19 años cuando se estrenó en los Juegos del Mediterráneo. A esas alturas era ya un consagrado espaldista -un año antes había acudido a los Juegos Olímpicos de México’68, donde se convirtió en el primer nadador español en obtener un diploma olímpico (fue quinto en la final de los 200 espalda). Sin embargo en Turquía rindió por debajo de su nivel habitual como consecuencia de su falta de entrenamiento y a las molestias en un hombro que le acabarían dejando un año y medio en blanco. Dos oros (en los 4x100 estilos y los 4x100 libres); tres platas (100 y 200 espalda y 4x200 estilos) y un bronce en los 400 libres fueron su botín final en la competición celebrada en la piscina de Ataturk. El reusense se desquitó cuatro años después, en los Juegos de Argel de 1975, donde cuajó una actuación memorable: conquistó cuatro oros (100 y 200 espalda, 200 estilos y 4x100 estilos, con récord de los Juegos Mediterráneos en las tres primeras) y dos platas (en los 4x100 y los 4x200 libres).

Temas

Comentarios

Lea También