Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

En honor a Alexandre

Dinis no olvida a su amigo de la infancia, que falleció hace tres años en un campo de fútbol. Desde entonces, el recuerdo permanece con una camiseta especial, que se pega a su cuerpo cada día de partido

Marc Libiano Pijoan

Whatsapp
Dinis posa en el césped del Estadi con la camiseta con dedicatoria a Alexandre. Foto: Xavi Guix/CF Reus

Dinis posa en el césped del Estadi con la camiseta con dedicatoria a Alexandre. Foto: Xavi Guix/CF Reus

El fútbol unió a Dinis y Alexandre, aquellos niños que corrían por las aceras de Esposende, una pequeña ciudad del Distrito de Braga, en el sector norte de Portugal. Los dos solían ir acompañados de un balón, el tercer lazo en común de una historia apasionante.

Dinis y Alexandre jamás coincidieron en ningún equipo de formación, ni tampoco como profesionales. Su amistad se cultivó en el cemento de la calle. Ni siquiera la distancia pudo romperla. Alexandre ingresó en la Academia del prestigioso FC Porto, en las entrañas de Do Dragao. Se unió a la familia de los dragones para completar el sueño de cualquier aspirante a estrella. Dinis, en cambio, prefirió formarse en el Varzim, un club más modesto, aunque con tradición en el país. La discreción y el silencio suelen acompañar al central del Reus, de personalidad tímida, aunque de convicciones firmes.

Hace tres años, la vida golpeó la estabilidad emocional de Dinis. El defensor vio como su gran amigo, el mejor compañero de viaje de la infancia, perdía la vida en un campo de fútbol. Alexandre se marchó mucho antes de lo que merecía y encogió el corazón de su gente. Dinis decidió desde entonces no olvidarle. Dedicarle cada conquista, cada escalón superado. Por eso, los domingos de trabajo sobre el verde, una camiseta especial se pega a su cuerpo. Con un mensaje directo. «Estarás siempre con nosotros, campeón». La foto de Alexandre acompaña un ritual de tres años de antigüedad.

La pasada semana, Alexandre cumplía 22 años y Dinis decidió dedicarle la victoria del domingo ante L’Hospitalet descubriendo su secreto más emotivo. Tras el partido, en el que lució como titular con una respuesta repleta de seguridad, posó con la camiseta en el mismo césped del Estadi y colgó la instantánea en las redes sociales.

La lesión más inoportuna

Con apenas 20 años, este central espigado, rápido y extremadamente equilibrado, ha necesitado combatir a pruebas de dureza extrema. Durante la pasada primavera, el seleccionar nacional sub-20, Hélio Sousa, le citó entre los elegidos para disputar el campeonato del Mundo de la categoría, que tuvo lugar en Nueva Zelanda. En la pré-época, en plena preparación, Dinis se rompió el ligamento de la rodilla izquierda en un entrenamiento y vio como uno de sus primeros desafíos con la nacional se esfumó. Precisó más de tres meses para alcanzar de nuevo la salud en su rodilla y regresar a la competición. El luso resume en una frase el aprendizaje. «En la vida, todo puede cambiar en un momento».

En Reus, Dinis parece haber hallado el acomodo perfecto para construir una carrera de provenir prometedor. Llegó procedente del Joane, donde conoció a Eliseu Cassamá, su mejor amigo y apoyo en el vestuario rojinegro. Este aspirante a ingeniero electrónico, se ha ganado el cariño de la caseta por esa personalidad calmada, poco amante de focos y halagos gratuitos. Almeida asegura echar de menos a su familia y, sobre todo, a Bruna, la pareja con la que comparte vida.

Del ruido probablemente se encargará su fútbol. Y Alexandre celebrará sus éxitos.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También