Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

En la boca del lobo

Tras la eliminación copera del Lleida a manos del Reus, el conjunto rojinegro visita hoy un escenario donde será recibido con ganas de venganza. Los reusenses buscarán el triunfo para seguir arriba

Iñaki Delaurens

Whatsapp
El mediapunta luso Vitor, se lleva el cuero delante de futbolistas del Lleida este miércoles. Foto: Alfredo Ggonzález

El mediapunta luso Vitor, se lleva el cuero delante de futbolistas del Lleida este miércoles. Foto: Alfredo Ggonzález

Con aire de ‘vendetta’ será recibido el Reus esta tarde a las 18 horas en el Camp d’Esports. La eliminación copera en la prórroga con el testarazo de Edgar Hernández dolió en las filas del Lleida. Les privaron del premio de jugar ante un conjunto de competición europea. Además el caramelo resultó jugoso. El Atlético de Madrid. Asimismo, el pasado mayo sin ir más lejos, también fue el cuadro rojinegro el que desplazó fuera del play off en la última jornada liguera a los de la capital del Segrià. Por todo eso, que no es poco, el equipo reusense se encontrará con un escenario hostil, en medio de un ambiente de venganza. Deberán demostrar que son capaces de salir vivos y con los tres puntos.

Más allá de las pugnas con el Lleida, el Reus llega al duelo tras empatar a cero en casa ante una de la revelaciones de esta temporada, el Villarreal B. Fueron los primeros puntos perdidos en el Estadi este curso; marcador asumible por el estado de forma del rival. Pero lo que resultó desorbitado, fue la derrota en Alcoy de hace dos semanas por 3-0. El equipo no halló su sitio y lo pagó caro. Aunque en líneas generales, los rojinegros están cuajando un ilusionante arranque de campaña. Siempre entre los primeros del grupo. Con 15 puntos son terceros, acinco de la cabeza, el filial amarillo, y a cuatro del segundo, el Cornellà .

Natxo González sólo tiene que lamentar la baja ya conocida de Miguel Marín y que Ángel está resolviendo con creces. Bendito rompecabezas el del técnico vitoriano, quien deberá dejar fuera de la convocatoria a jugadores importantes, que en cualquier otro equipo de Segunda B serían titulares, por la amplitud de la plantilla.

El Lleida, por su parte, espera al cuadro reusense con ganas. Se las tiene después de lo vivido en la historia más reciente. Pero detrás de la sed de venganza ilerdense están las metas colectivas. Los de la Terra Ferma quieren mantenerse invictos en el Camp d’Esports, donde este curso sólo han cedido dos empates. En total lleva 8 de 12 puntos como local.

El entrenador del Lleida, Imanol Idiakez, sufre las bajas de Molo y Agustinho Cá, ambos por lesión. También es duda de última hora Colinas, algo tocado físicamente, y en su lugar en el extremo diestro podría entrar el ex de la Pobla, Mia Guasch.

En la previa al enfrentamiento dominical, Idiakez analizó que «estamos delante de una muy buena oportunidad para conseguir una victoria que nos permita igualar en puntos al Reus y adelantarlo en la tabla». Respecto a las ganas de venganza tras la eliminación de Copa, el técnico donostiarra se sacudió los sentimientos:«Fue un partido con un ritmo altísimo, con prórroga incluida, por lo que será importante ver como nos recuperamos físicamente».

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También