Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Enfado de la directiva grana con la Federació de Penyes

El club considera que la entidad que reune a varias peñas oficiales no ha actuado bien en el reparto de las 200 entradas para el derbi del domingo y amenaza con dejar de reconocerla

Jaume Aparicio

Whatsapp
En la junta directiva no ha gustado el sistema utilizado del reparto de entradas interno.  Foto: pere ferré

En la junta directiva no ha gustado el sistema utilizado del reparto de entradas interno. Foto: pere ferré

La Junta Directiva está realmente disgustada con la Federació de Penyes del Nàstic. En la sala noble del Nou Estadi no ha sentado nada bien el sistema utilizado para el reparto de entradas. 

El CF Reus entregó 200 entradas para los aficionados del Nàstic, más unas setenta para protocolo (dirigidas a compromisos del club). Una cifra inferior a la del año pasado  (fueron 355) y que en esta ocasión han transferido a través del convenio firmado por LaLiga con la AFEPE (Aficiones Unidas). 
Las entradas fueron a parar directamente a la Federació de Penyes que es quien figura inscrita en Aficiones Unidas. Sin que el club grana tuviera incidencia alguna. Desde la directiva sólo han dispuesto de las localidades protocolarias, por lo que no han podido poner a la venta en taquilla ni una localidad para sus socios.

Según detalla la presidenta de la Federació, Eli Gasol, el criterio de repartición de la dirección de la entidad peñística fue dividir las 200 entradas entre las peñas inscritas en su agrupación. Nueve para ser exactos. 

Esta decisión que dejaba fuera al resto de peñas oficiales pero que no están registradas en la Federació. Las dos más conocidas, Orgull Grana y Furia Grana. Además, de a todos los socios y abonados al Nou Estadi que sólo les quedaba desplazarse a Reus para adquirir una localidad. Una acción que desaconsejaba la entidad rojinegra para evitar la mezcla de seguidores en un partido de alto riesgo, como suele ser el derbi tarraconense.

La presión de las peñas oficiales que se habían quedado fuera del reparto y del propio club, ha hecho que la Federació cambiara la fórmula y se abriera a distribuir entradas entre todas las peñas oficiales.

Desde Orgull Grana admiten que se les había asegurado que podrían disponer de un pack de entradas, pero aún sin concretar el número.

Toda esta situación ha generado un fuerte malestar en el Consejo de Administración. No ha gustado ver cómo mientras los socios y muchos peñistas no pueden acceder a las entradas, miembros de la Federació cuelgan anuncios en redes sociales ofreciendo entradas. El club amenaza con no reconocer a la Federació si no consigue reunir a todas las peñas oficiales. Pide unidad, de lo contrario dejará de conceder privilegios a entidad.

Una unidad que no parece fácil. Hace años que existe un conflicto entre peñas. El club intentó poner cierta organización el año pasado imponiendo una serie de requisitos para ser consideradas ‘oficiales’. Esa intervención llegó a  una reestructuración de la cúpula directiva de la Federació.

El Nàstic quiere una Federació unida, en la que figuren todas las peñas oficiales

Sin embargo, el resultado no ha sido del todo satisfactorio. Siguen habiendo peñas, como Orgull Grana, que no figuran inscritas en la Federació. Ni lo harán por el momento. Hay una reunión pendiente la próxima semana, pero no parece que acabe con la inclusión de los seguidores que más se hacen oir en el Nou Estadi. No mientras no haya cambios en el funcionamiento.

Lo que más molesta al club es la división entre sus aficionados. Las disputas internas entre peñas dañan la imagen de la masa social. Lo más importante es la unión entre aficionados con un sólo objetivo, que el Nàstic se lleve el domingo el derbi. 

Temas

Comentarios

Lea También