Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

(Entrevista) Llorenç Gómez: «Sabía que llegaría a ser el mejor»

El futbolista de Torredembarra ha sido escogido como el Mejor Jugador del Mundo de Fútbol Playa en la gala de la Beach Soccer Worldwide en Dubai

Jaume Aparicio

Whatsapp
Llorenç Gómez con el trofeo que le acredita como mejor jugador del Mundo de fútbol playa.  FOTO: alfredo gonzález

Llorenç Gómez con el trofeo que le acredita como mejor jugador del Mundo de fútbol playa. FOTO: alfredo gonzález

Proclamado mejor jugador de fútbol playa del mundo. ¿Cómo se lleva?

Bien. Todavía no lo he asimilado todo. Al principio fue una locura mediática a la que no estoy acostumbrado. Pero lo llevo mejor. No es el premio lo que me hace feliz sino que me marqué el objetivo y la temporada se ha dado perfecta para lograrlo. Soñaba con conseguir llegar a la cima y ahora que ves que ha llegado ese momento es una locura.

Recogiste el premio en muletas.

Me lesioné en el partido ante Egipto de la Huawei Intercontinental Beach Soccer Cup Dubai 2018. Fractura en la base del quinto metatarsiano que me llevará tres semanas de baja. Tenía cosas bonitas por delante: Competir en la Copa de Brasil, la Copa Libertadores y el Mundialito de Clubes. Pero qué le voy a hacer. Me lo tomo bien.

Al contrario que diría Van Gaal, «siempre positivo».

No me queda otra. Me he tirado tanto tiempo parado por las lesiones sin jugar que aprendes a convivir con ello. 

Sería difícil de imaginar que podrías llegar a la cima cuando comenzaste en la arena con motivo de un a lesión de rodilla.

Soy muy cuadriculado y creo mucho en mis posibilidades. Sabía que este día llegaría. Cuando comencé a jugar a fútbol playa solo hacia chilenas. Me hice un excel con todas las capacidades que necesitaba para jugar al fútbol playa. En cada una ponía del 1 al 10 el nivel que tenía. En chilenas, por ejemplo, puse un 7, pero en el resto de aptitudes era un 3. Mi filosofía de vida es plantar hoy para recoger mañana y me propuse mejorarlas todas cada año para convertirme en un jugador completo. El año pasado conseguí el punto de estar al máximo, pero tenía una posición más retrasada, de generador del juego colectivo. Este año he dado un paso adelante y he sido más goleador. Además, los equipos en los que he estado esta campaña me han hecho sentir bien. Todo estos aspectos han desembocado en este premio.

En esa planificación personal, ¿no aparece la figura de entrenador?

He sido autodidacta completamente. Pero de este problema, de no tener la exigencia de un entrenador, encontré la virtud. Viajar tanto y conocer gente me permite aprender métodos y estilos  de entrenamiento. Siempre he cogido las mejores cosas de los sitios y entrenadores y las he aplicado a mis dos virtudes: perseverancia y constancia. Desarrollé mi propia metodología que me permitiría llegar a la élite.

Y de todos esos técnicos de los que has aprendido, ¿quién te marcó más?

Ramiro Amarelle. Por su autoexigencia. La adquirí de él. Sería absurdo que viendo lo que ha sido en este mundo no sacara nada positivo de él.

Ganador de la Euro Winners Cup, Mejor jugador del Mundo, campeón de siete ligas por todo el planeta... ¿Qué le falta a tu palmarés?

No creo que me falte nada. No trabajaré para nada en exclusivo. Solo a disfrutar. Es la mejor manera de que sigan llegando los títulos colectivos y los premios individuales. Si que me encantaría conseguir todas las ligas del mundo de fútbol playa. Pero mi deseo más profundo es que me retire yo, cuando decida, y que no lo haga ninguna lesión por mí. Es lo más importante.

Aún te queda carrera.

Sí, pero tengo un problema degenerativo en la rodilla y me aterra que llegue un día que me impida jugar. Los médicos me dicen que no me preocupe, que si me cuido como lo estoy haciendo, no tendré problemas. Pero me da respeto. Mi sueño es retirarme cuando yo diga. Sería demasiado duro que lo hiciera una lesión.

Has jugado en cuatro de los cinco continentes. Con países tan distantes como Rusia o Japón. El fútbol es internacional pero no se vive igual.

A nivel de juego todos hablamos el mismo idioma. Unos más físicos y otros más técnicos, los hay que juegan más por la arena o jugadas aéreas. Cambia la actitud. Rusia cuesta más adaptarte al colectivo y en Japón parecen tus padres desde el primer día. Cambia el nivel humano.

El jugador de fútbol playa persigue todo el año el verano.

Ahora que hace un poco de frío estoy encantado, porque me paso todo el año verano. Por mí iría en pantalones cortos y sin camiseta todo el día, pero unos días de fresco también está bien. Así puedo ir a buscar ‘bolets’.

Edu Suárez autor del mejor gol del año, Adri Frutos, internacional con España. Además de Elliot que juega con Suiza. Has marcado un camino para convertir Torredembarra en la cuna del fútbol playa actual.

Es una barbaridad. Y José Arias, campeón de Europa Sub-21. Al máximo nivel. La metodología que trabajé  durante cuatro años por mi cuenta, ellos lo han aprendido en un año. Si le sumas su esfuerzo personal pues salen jugadores listos para dar el máximo nivel.

Eres un experto en los viajes transoceánicos. ¿Qué no falta nunca en tu maleta?

He hecho este año más de 70 vuelos. Mi hastag #cadadiadevidaesunregalo. Segundo, la música, es vida. Y tercero, estar en contacto con la gente que quiero.

Temas

Comentarios

Lea También