Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes FÚTBOL

Entrevista a Juan Merino: 'Lo primero es quitarnos el farolillo rojo'

El técnico del Nàstic habla claro. Lo hizo el día de su presentación como entrenador grana y vuelve a hacerlo en la entrevista al 'Diari'. Ha visto errores de bulto en el equipo (jugadas de estrategía, falta de gol y poco profundidad) para corregir. Destaca su plasticidad para adaptarse a las situaciones, por difíciles que sean. Para eso están los técnicos de su perfil. Apagar incendios.

Jaume Aparicio López

Whatsapp
Juan Merino posa en el Nou Estadi para la entrevista al ´Diari´. Foto: pere ferré

Juan Merino posa en el Nou Estadi para la entrevista al ´Diari´. Foto: pere ferré

- Fue muy duro con los jugadores en su presentación. Habló de recuperar humildad y sacrificio.

-Los jugadores son conscientes de que no están en su mejor momento. Ya lo dije en la rueda de prensa, en los malos resultados el cuerpo técnico tiene su responsabilidad pero a los futbolistas también les corresponde un porcentaje. Saben que pueden darle la vuelta a la situación y así lo muestran en los entrenamientos.

 

- ¿Qué percepción tenía del equipo desde fuera?

- Desde el exterior divisábamos errores de bulto. Y tengo claro que no es por trabajo, porque conozco a Vicente. Por ejemplo, el balón parado. Cuando jugaban con un equipo que lo dominaba, se sufría en cada córner o falta. Hay un trabajo táctico mejorable y corregible. También ha venido gente con poderío físico. La plantilla necesitaba jugadores con presencia y juego aéreo.

 

- ¿Qué otros errores ha percibido?

- La escasez de goles. Marca poco y por eso está dónde está en la tabla. Luego, cuando estás abajo, la situación clasificatoria afecta a los ánimos. El jugador tiende a bajar los brazos. Es normal porque los resultados hacen que creas cada vez menos en tus posibilidades.

 

- Hace falta motivación.

- Lo primero es dar alegría en los entrenamientos. Marcar unas pautas e ir paso a paso. Soy un entrenador que me gusta tirar de plasticidad. Adaptarme a las situaciones y las necesidades y ahora mismo necesitamos resultados inminentes. Dar con la tecla para empezar a coger confianza y, sobre todo, escalar posiciones. Queda un mundo, pero con cada partido ganado se verá más cerca la salida y el rendimiento del jugador mejorará.

 

- Se dice que un relevo en el banquillo siempre genera cambios.

- Es lo que tenemos a favor. Todos, los que jugaban y los que no, me tienen que demostrar que quieren ganarse el puesto. Además, han venido jugadores que han fortalecido la plantilla e incrementado la competencia.

 

- ¿Cuál es su idea con el balón?

- En el tema de la posesión nos equivocamos. Si no llegas a la portería contraria esa posesión es efímera. Hay que tener profundidad, que era otra de las cosas que le faltaba al equipo. Si no tienes verticalidad la posesión se vuelve una arma para el contrario cuando te roba el balón.


- El domingo (16.00 horas) debuta contra el Tenerife. ¿Habrá tenido tiempo de introducir todos los nuevos conceptos?

- Estamos trabajando los mecanismos que queremos imponer y la voluntad de los futbolistas por asumirlos es máxima. Pero si al final llegamos al viernes y sólo tenemos la mitad de los conceptos planteados debemos ganar con ellos. Jugaremos con las armas que tengamos listas. Si una jugada no sale, ya la haremos más adelante. Incluso con nervios y todas las circunstancias en contra se puede ganar.


-Tiene a 24 jugadores de campo más tres porteros. Una plantilla larga.

- Me gustan las plantillas cortas. Se trabaja mejor con menos jugadores, hay menos futbolistas que se quedan fuera de la lista de convocados y es importante. El club está trabajando para reducir la plantilla pero lleva su tiempo.

 

- Antes de su llegada ya había jugadores señalados por bajo rendimiento.

- Quisiera ayudarles pero no puedo. Un entrenador tiene que tomar decisiones. Ha habido jugadores que no están rindiendo. Han tenido seis meses para demostrar su valía. A lo mejor no se ha sido justo con ellos, pero no estamos en eso. Todas las decisiones me las han comentado y habrá otras que las vamos a tomar conmigo de entrenador.


- ¿No ha rectificado ninguna baja prevista?

- No. Hay una cosa innegable y es que el director deportivo ve los entrenamientos todos los días. De nada le sirve a un jugador que no ha jugado con el anterior cuerpo técnico decir que no le han dado minutos, porque para eso están los entrenamientos. En este sentido, es importante que el director deportivo haya visto todas las sesiones.

 

- Se ha reforzado la plantilla con tres fichajes. ¿Ha pedido alguno más?

- Se ha potenciado la delantera con dos jugadores y se ha traído un pivote defensivo, ya que solo estaba Zahibo y el club ya ha hablado con él. Bruno Perone nos ha gustado. Se tiene que poner bien físicamente, pero nos ha convencido tanto a nosotros como al cuerpo técnico anterior.

 

- Usted conoce bien a Achille Emaná, otro ex bético.

- Lo conozco muy bien ya que participé de su fichaje por el Betis desde la secretaria técnica. También estuve de segundo entrenador con Nogués. El año pasado rindió a un gran nivel y la afición está encantada con él. Es un jugador especial que se encuentra a gusto en Tarragona. Es su casa y eso hay que valorarlo. Nos va a yudar.

 

- ¿Es posible encajar a Uche, Emaná y Barreiro?

- Es verdad que siempre hay que buscar el equilibrio, más cuando estás abajo y debes empezar a construir por los cimientos defensivos, pero uno tiene que adaptarse a la plantilla que tiene y poner a los mejores. Hay que ver en qué momento están físicamente, pero si creo que deben jugar los tres jugarán y ya equilibraremos el equipo por otro lado.

 

- Vicente Moreno le relevó en el Xerez en el 2011-12 y ahora es usted quién le sustituye en el Nàstic. Intercambio de papeles.

- Nos une amistad y un respeto recíproco a nivel de entrenador. Es una persona muy profesional. Se ha ofrecido para ayudar lo mismo que yo cuando me tuve que ir de Xerez. Cuando te cesan la primera vez te hace mucho mejor entrenador en todos los aspectos. Este trabajo es bonito pero difícil. El primero que cae cuando las cosas van mal es el entrenador. Tú te intentas agarrar a todo por permanecer en el puesto. Pero no te echa el director deportivo, sino el resultado. Si Vicente ya era buen entrenador ahora el año que viene será mejor.

 

- Cuando uno recibe una oferta del colista, no le da por pensar, ¿para qué me voy a meter en ese fregao?

- El 80% de los entrenadores vivimos en situaciones difíciles. Los que pueden comenzar proyectos siempre son unos privilegiados. Yo me muevo bien en las circunstancias complicadas. Un entrenador tiene que ser valiente. Valoro el reto difícil. En el Betis, el año pasado, acepté el cargo con un calendario que incluía el Sevilla en Copa, Villarreal, Real Madrid, Valencia... ¡Un equipo que llevaba seis partidos sin ganar y no había metido un gol ¿Cómo te metes? Pues sabiendo dónde vas y qué puedes ganar o perder. Sacar esas situaciones adelante y hacer crecer un equipo es el mayor de los provechos.

 

- Ha venido solo. ¿Decisión suya o del club?

- Mi segundo es ‘Capi’ pero se ha metido en el mundo de la representación con René Ramos y está llevando el club Camas. Ha elegido otro camino y me parece bien. El preparador físico que tenía se quedó en el filial del Betis y en la Universidad. La Segunda no le compensa económicamente. Sabía que tenía que conocer un nuevo cuerpo técnico. Los entrenadores tenemos que estar preparados. He sido segundo entrenador y sé que había ingredientes aquí que me podían valer. La primera opción fue Xisco. Me interesaba que conociera la casa como jugador, excompañero de la plantilla y que le tuvieran respeto. Me hacía falta alguien como él.

 

-Tambien se ha cambiado el preparador físico.

- Queriamos alguien que hubiera manejado equipos profesionales. La plantilla demandaba más preparación física. Jordi Abellsa está muy valorado, conoce la ciudad, el club y recibí buenas referencias de jugadores como Antonio Gordillo.

 

- ¿Un temor?

- Ninguno. No vamos a salir en dos días. Con una victoria o dos no se sale del descenso. Lleva su tiempo y hay que ir creciendo como equipo, pero lo vamos a conseguir.

 

- ¿Y una ilusión?

- El día que dejemos los puestos de descenso. Lo primero es quitarnos el farolillo rojo, porque al último todos le quieren ganar.

Temas

  • DEPORTES

Lea También