Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

Deportes FÚTBOL

Escoda reencuentra a su club fetiche

El reusense regresa al Lleida, donde lució como futbolista, ahora como ejecutivo deportivo

MARC LIBIANO PIJOAN

Whatsapp
El reusense, en su período como secretario técnico del Reus. foto: DT

El reusense, en su período como secretario técnico del Reus. foto: DT

El destino y el fútbol han provocado que Gerard Escoda (Reus, 1972) haya reencontrado el lugar que le ofreció impulso en su etapa en activo. Lleida le ha abierto de nuevo sus puertas, aunque en esta ocasión para laborar en el despacho como ejecutivo deportivo de la entidad que dirigen los hermanos Albert y Jordi Esteve. En la Terra Ferma y en el Camp d’Esports sobresalió el mejor juego de aquel extremo que voló a las órdenes de Víctor Muñoz. En su primer ciclo de azul (1996-2000), Escoda vivió su cénit futbolístico en Segunda A. «Creo que sobre todo en dos temporada, de 1998 a 2000, jugué a mi mejor nivel. Luego, Víctor me llevó con él al Villarreal», recuerda el reusense.

Lleida también se convirtió en una especie de trampolín hacia la élite de la Primera División. La disfrutó en Villarreal, aunque en el Camp d’Esports le seguían recordando. Hasta el punto que regresó en 2004 para cerrar su carrera. Entonces, el físico ya no permitía demasiadas licencias, sobre todo por unas molestias en la rodilla que le obligaron a retirarse en 2006. Desde entonces, Gerard Escoda ha seguido al Lleida como un hincha más y desde la distancia, aunque seguramente su vuelta estaba cantada. Sólo quedaba por definir cuándo. «Desde que dejé el Llagostera (2019), he hablado mucho con Albert y Jordi Esteve. Era un proyecto que tenía encima de la mesa y ahora se han dado las circunstancias. Estoy muy feliz», admite.

Gerard Escoda ya cuenta con un trayecto experimental como gestor. Dispone de la titulación en dirección deportiva y ha trabajado como secretario técnico del CF Reus (2010-13) y como adjunto a la secretaría técnica del Llagostera (2014-19). En el Lleida ocupará el cargo de Director de operaciones del club, además de adjunto a la presidencia y al área deportiva. Ha firmado una vinculación hasta 2024. «Soy una persona de club y estará al servicio de Albert y Jordi Esteve. He venido a Lleida a sumar y a poner todo de mi parte para que la entidad siga creciendo. Los objetivos que nos hemos marcado son claros; llevar al Lleida al fútbol profesional».

El reusense ya ha empezado a trabajar en la confección de la plantilla del próximo curso, en un período poco habitual, debido a las consecuencias que ha dejado la pandemia del coronavirus. El Lleida no disputará este mes de julio el play off de ascenso a Segunda, un desafío que perseguirá en la 2020-21. «Todavía queda por ver cómo será el plan de competición de la próxima temporada, pero durante el mes de marzo ya trabajamos para prepararnos con el mercado y ver qué opciones podemos manejar. Vamos a intentar confeccionar un equipo muy competitivo», advierte el nuevo dirigente del Lleida.

A un paso de Primera

Uno de los recuerdos que guarda en su mesita de noche Escoda es la próximo que se estuvo de subir a Primera con el Lleida. “Siempre me quedé esa pequeña espinita de que estar tan cerca y no poder lograrlo. Fue en primera etapa, antes de ir a Villarreal”. El exfutbolista desea «estar a la altura que estuve como jugador ahora en mi nuevo rol. En Lleida me han tratado muy bien, he recibido el cariño y cuando se anunció mi vuelta no he parado de recibir mensajes de apoyo. Percibo el cariño de la gente y eso me da más fuerza todavía».

Escoda todavía tiene fijada su residencia en Tarragona y con el nuevo cargo podrá compaginar sus idas y venidas a la Terra Ferma por la proximidad del territorio. Añadirá esta vez a sus funciones aspectos más de gestión y administración. «Espero adaptarme lo antes posible en estos dos aspectos, en los que tengo menos experiencia», recalca un reusense ilusionado con el reto y con la opción de devolver al Lleida a un lugar que por potencial le pertenece. El fútbol profesional es el siguiente paso para un club que no logra escapar de la Segunda B en los últimos tiempos.

Temas

Comentarios

Lea También