Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

España defiende su hegemonía

La selección daría un golpe en la mesa en la Eurocopa si recupera su mejor versión y elimina en octavos a la eterna Italia en Saint Denis (18h, Telecinco)

Iván Orio

Whatsapp
España defiende su hegemonía

España defiende su hegemonía

España comienza hoy (18 horas) en Saint Denis la defensa de su hegemonía en el fútbol europeo durante los últimos ocho años. Lo hará en un apasionante cruce de octavos frente a la eterna y emergente Italia, la selección a la que eliminó en aquella memorable tanda de penaltis en 2008, la que cambió el signo de la historia de la selección, y a la que arrolló en la final de Kiev en 2012 con una goleada que todavía escuece en el recuerdo de los transalpinos.

Tendrá ganas la escuadra ‘azzurra’ de vengar ambas afrentas y es un enemigo de primer orden que sabe desenvolverse como ninguno en escenarios de máxima tensión competitiva. Los vigentes campeones darían un sonoro golpe en la mesa en la Eurocopa si son capaces de recuperar su mejor versión para eliminar a los hombres dirigidos por Antonio Conte, que llegaron a Francia de tapados y sin hacer mucho ruido y que han demostrado ser un bloque sólido y con recursos.

Una ‘azzurra’ reformada

La derrota ante Croacia ha trazado un camino infernal para ‘La Roja’ en su sueño de plantarse en París el 10 de julio y tratar de conquistar su tercer título continental consecutivo. Y el primer bastión que debe derribar en ese sinuoso trazado es Italia, un grupo que parecía encontrarse en la fase embrionaria de su transición tras las salidas de algunos de sus jugadores más emblemáticos, como Andrea Pirlo, y que sin embargo se ha sorprendido incluso a sí mismo con un juego consistente y práctico. Ha sabido adaptar Conte a su equipo a los nuevos tiempos con un esquema basado en la solidez de los tres centrales y las salidas fulgurantes de los carrileros.

El resultado del encuentro en Saint Denis dará pie a todo tipo de análisis en el entorno del combinado nacional y previsiblemente precipitaría la toma de deciciones en asuntos de calado. Un triunfo reforzaría la imagen de Del Bosque, taciturno y a la defensiva en este torneo, y permitiría a la Federación ganar algo de tiempo en su afán por convencerle de que siga en el cargo aunque las opciones de que reconsidere su postura y acepte sean cada vez más lejanas. Pero una derrota fundiría los ecos del batacazo en el Mundial de Brasil con los del fracaso en Francia hasta componer una música insoportable tanto para el técnico como para los dirigentes de Las Rozas.

El trabajo de vídeo ha sido constante en el hotel de concentración de España en la Isla de Ré con el objetivo de encontrar la mejor manera de atacar la singular y trabajada defensa de los transalpinos. Y es precisamente esta particularidad en la retaguardia, con tres futbolistas en su eje central, la que podría motivar a Del Bosque a mover ficha e introducir alguna variación táctica en su alineación. Sin embargo, en el entrenamiento a puerta cerrada del sábado en el estadio Marcel Gaillard el seleccionador volvió a probar con el único ‘once’ que ha puesto en liza en esta Eurocopa, con De Gea, Juanfran, Piqué, Ramos, Jordi Alba, Busquets, Cesc, Iniesta, Silva, Nolito y Morata.

Es precisamente el estado físico de los fijos de ‘La Roja’ una de las grandes incógnitas para el cara o cruz de hoy en París. La columna vertebral del equipo lo ha jugado todo y la última media hora del tercer duelo de la fase de grupos mostró evidentes síntomas de cansancio en Burdeos. Sólo Bruno y Aduriz han disputado minutos de relevancia en el torneo, lo que ha supuesto un importante desgaste para los titulares. Y si contra la República Checa Del Bosque puso de nuevo en liza a su bloque de confianza por la trascendencia de los puntos, la sensación generalizada es que hará lo propio ante Italia. Los transalpinos, sin embargo, están mucho más frescos. Hicieron los deberes pronto y en el último choque participaron sus hombres menos habituales.

“Me preocupa Italia porque es más Italia que nunca”, ha declarado Gerard Piqué en alusión a su gran balance defensivo y a sus contragolpes. Si los campeones demuestran que lo son y apean a la ‘azzurra’ en París, ya espera en el horizonte más cercano, el sábado en Burdeos, la férrea Alemania, que ayer se deshizo de Eslovaquia con una suficiencia insultante.

Cesc y Morata comparecieron ayer ante los medios para hablar del choque frente a los italianos. Ambos reconocieron la dificultad para hacer daño al grupo de Conte en ataque, pero dejaron claro que España será fiel a su estilo. “Eso es intocable”, subrayó el centrocampista del Chelsea, quien anunció que “habrá que hacer algo nuevo en defensa” para contrarrestar la línea ofensiva del rival. Choque de trenes por tanto en Saint Denis entre dos selecciones que no querían cruzarse tan pronto. Octavos de alto voltaje.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También