Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Esta es la foto que ha provocado la expulsión de Rubén Sánchez del CF Reus

El club rojinegro da la baja a su juvenil por animar al Nàstic con una camiseta grana entre la afición de Tarragona durante el derbi

Francesc Joan

Whatsapp
Rubén Sánchez, a la derecha, junto a su novia, con la camiseta del Nàstic.  Foto: lluís milián

Rubén Sánchez, a la derecha, junto a su novia, con la camiseta del Nàstic. Foto: lluís milián

El CF Reus ha decidido expulsar al futbolista de su equipo juvenil B Rubén Sánchez Giner, de 17 años, por animar al Nàstic con una camiseta del club grana durante el derbi que el primer equipo rojinegro disputó el domingo frente a los tarraconenses en el Estadi municipal.

Los coordinadores del fútbol base del club, MarcCarrasco e Iván Taranilla, que vieron a Rubén ubicado en la zona visitante como un aficionado más del Nàstic, comunicaron la decisión al joven jugador tras el partido que disputó ese mismo día por la tarde en el campo de la Floresta.

El futbolista, natural del Morell, tenía derecho a una entrada gratis para ver el derbi como jugador del fútbol base del CF Reus. Sin embargo decidió comprar dos entradas en calidad de socio del Nàstic –lo es desde hace diez años- para poder ver el partido junto a su novia.

Sin faltar al respeto

«Soy consciente de lo que he hecho, pero ha sido de forma inconsciente... En ningún momento quería dañar la imagen del club y mucho menos faltar el respeto. Lo que me duele es que me han echado y podían haber utilizado otro castigo», explicaba ayer el jugador en su perfil de facebook, donde está recibiendo decenas de muestras do de apoyo.

Rubén asegura que en ningún momento gritó contra los jugadores del CF Reus: «No he estado contra el Reus ni mucho menos he infravalorado al club...», añadía como réplica a la versión que le dieron los coordinadores del club rojinegro para justificar su baja.

El padre del jugador, Ginés Sánchez, se ha mostrado dolido por los modales que ha utilizado el Reus Deportiu: «Mi hijo tiene 17 años y puede equivocarse, como todo el mundo, pero de ahí a expulsarle del club… ¿eso es fomentar los valores?», explicó en declaraciones al Diari.

Yañade que «Rubén, además, no insultó a nadie. Simplemente decidió ver el partido con los aficionados del Nàstic porque es el club al que sigue desde pequeño, pero no ha faltado al respeto a nadie. Y comunicarle la decisión en un pasillo de los vestuarios, sin ni tan siquiera reunirnos en el estadio…».

Ginés, que vio el partido en directo desde la tribuna del Estadi municipal junto a su mujer, reconoce que había advertido a su hijo que situarse en la zona visitante no era una buena decisión, y mucho menos llevar la camiseta del Nàstic, pero jamás hubiera imaginado este desenlace.

«Él quería ir junto a su novia y por eso hizo primero la cola para poder conseguirla y pagó las dos entradas de su bolsillo», asegura el padre del joven futbolista. Y le duele enormemente que ahora su hijo no pueda jugar en ningún equipo de la misma categoría durante la temporada en curso.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También