Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Euforia contenida

El Reus evita celebrar antes de hora y ya se centra en el partido de vuelta ante el Racing, a pesar del 0-3 del domingo. Club, cuerpo técnico y jugadores mandan un mensaje de prudencia

Marc Libiano Pijoan

Whatsapp
Vítor Silva celebra el primer gol del Reus, que él mismo anotó, en el estadio de El Sardinero.  Foto: Diario Montañés

Vítor Silva celebra el primer gol del Reus, que él mismo anotó, en el estadio de El Sardinero. Foto: Diario Montañés

Los caprichos del fútbol obligan a la prudencia. Existen precedentes que le indican al Reus que cualquier atisbo de confianza puede condenarle. Ni el hermoso 0-3 del domingo en El Sardinero permite celebrar antes de tiempo. Quedan 90 minutos por trabajar y resolver y la mística histórica del Racing le impide rendirse, ni siquiera cuando la misión se asemeja a una utopía. Por prestigio, por el peso del escudo, los futbolistas de Munitis andan exigidos y obligados a competir. Es por ello que desde que se consumó la exhibición de Santander, en el vestuario rojinegro no se ha soltado un mensaje de exceso de optimismo. Todo lo contrario. Natxo fue el primero en adoptar el papel responsable y precavido en sala de prensa. «El rival merece respeto. Nos queda un último paso, todavía no hemos conseguido nada. Hay ejemplos que nos impiden relajarnos. Cometeríamos un error muy grave».

El míster fue el primero en dar ejemplo- Sus pupilos le tendieron la mano en zona mixta. Todos recordaron el ejemplo más reciente.Aquella eliminaoria de ascenso a Primera entre el Girona y el Zaragoza, el pasado verano. Los gerundenses cosecharon idéntico resultado que el Reus en la Romareda (0-3). En la vuelta cedieron de forma incomprensible en Montilivi (1-4).

Regreso tranquilo

De ahí qjue la vuelta a casa de ayer transcurriera bajo la normalidad de un grupo satisfecho con el trabajo, pero preso del equilibrio. En el avión había sonrisas, pero ni un grito desmesurado. Natxo les ofreció día libre a sus chicos para que hoy mismo se vuelvan a entrenar con los cinco sentidos puestos en ese histórico partido que les espera el domingo. También hubo alguna llamada deseosa a los hinchas. «Les necesitaremos para dar ese último paso», comentaba Ramon Folch.

La experiencia de Santander será recordada de por vida, sobre todo por el excelente ambiente de fútbol que se vivió en el escenario del partido de ida. «Fue fantástico, además los aficionados del Racing se portaron con mucho respeto hacia nosotros», rezaba el sentir general del equipo.

Atentos a los tocados

Si en el apartado anímico, el vestuario parece más firme que nunca, Natxo González deberá analizar con lupa, a partir de hoy, el estado de losfutbolistas qu salieron tocados físicamente de Santander. Los casos de Alberto Benito y Dinis Almeida, en particular. «Necesitamos recuperarnos rápido del esfuerzo porque hemos acabado muy cansados», aseguró el entrenador de Vitoria minutos después de la mejor actuación del Reus esta temporada.

Hasta el punto que el fútbol que desplegó causó asombro en las gradas de El Sardinero, donde nadie esperaba un rival de tanta categoría. «De dónde habéis salido vosotros», se llegó a escuchar. El Racing incluso fue pitado por algunos sectores del estadio. Incluso los medios locales de Santander resaltaron la superioridad rojinegra.

a todo esto, el club reusense no quiere ni oir hablar de festejos ni rúas ni cosas que se le parezcan hasta que el ascenso sea una realidad irrevocable. La primera oportunidad aparece el domingo, ante un Estadi que probablemente registrará una de las mejores entradas de su historia. Seguramente el resultado de la ida restará afluecia de hinchas cántabros a la cita. Ésta se disputará a las 18.00 horas y será retransmitida en directo por las cámaras de Esport 3.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También