Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Europa agranda al Reus

Los rojinegros golean al Lodi italiano en una noche brillante (6-3) y ven los cuartos de final más cerca

Marc Libiano

Whatsapp
Alba Mariné.

Alba Mariné.

El Reus Miró descosió una noche elitista a través del manual. Repasó el libreto de instrucciones para ser más concreto que nunca. En el primer bocado del partido ante el Lodi apostó por la practicidad. Situó a dos especialistas al segundo poste y ofreció la responsabilidad de los servicios a dos extraordinarios pasadores. En primer lugar, Àlex Rodríguez creó el espacio y dirigió la pelota hacia la otra orilla. La esperó con el gancho Salvat. Clack. De primeras. Fue el 1-0. 

Ni siquiera la respuesta de Malagoli, un jugador de apariencia torpe, pero de rendimiento fascinante, desdibujó al Reus. El italiano igualó con rapidez, en una puesta en escena demoledora de los dos equipos, ambiciosos, descarados. La osadía y el ritmo alto de juego terminó por impulsar al Reus. Desgastó a su enemigo. Los rojinegros repitieron guión en el 2-1. Sólo intercambiaron nombres y apellidos. Transportó la pelota con una suavidad deliciosa Julià. La acompañó a la red Cristian Rodríguez. Se habían decretado 17 minutos y apenas emergió el respiro. 

El Reus se arropó muchísimo en la hoja de ruta que emitió Àlex Rodríguez, que completó un primer tiempo extraordinario. Conquistaba todos los unos contra unos, se sentía poderoso en esas diagonales para el perfil de pala que tanto le distinguen. Mientras el aliento le acompañó no se cansó de generar superioridades. Junto a las travesuras técnicas de Marc Julià, Rodríguez fue luz y alivio

Precisamente, los dos violinistas de Garcia acabaron con la resistencia del Lodi antes del intermedio. En la pelota parada, el Reus halló el acicate definitivo. Julià precisó de un segundo intento. Àlex culminó tras una serie de ganchos que no parecían ver el final. La red rescató la pelota. El 4-1 no solamente marcaba la superioridad rojinegra, permitía el average a favor. Oro puro para el desenlace.

Los de Garcia necesitaron de un ejercicio de cordura extra, porque el juego se enredó más de lo aconsejable. El Lodi se sujetó al 4-2 de De Rinaldis para no reconocer la superioridad rojinegra. El juego perdió la continuidad y a veces resultó hasta insoportable. La intervención continua de los colegiados portugueses y los parones eternizaron la noche. Triunfó el trabajo colectivo del Reus, que cambió el frac por la fontanería para no conceder mediocridades. Del resto se encargó la lucidez de Julià, un pequeño malabarista que patina de puntillas, pero que en cada uno de sus movimientos desprende veneno. El 5-2 también se gestó en un tiro directo, en la décima falta transalpina. Julià encendió el templo, que ha descubierto un artista inesperado.

El average, a favor
Los tres goles de ventaja, que incluían el particular ante el rival italiano, merecían una defensa casi a ultranza. En este tipo de liguillas, todos los premios extra que aparezcan en el camino pueden recordarse en un futuro. No conviene despreciarlos. No lo hizo el Reus, muy militar en los regresos, y solidario en los trabajos de intendencia. El tiempo y el afán de riesgo rival, le permitió sellar un sexto gol definitivo. Lo anotó un actor secundario, Tiago Rafael, que quizás firmó su mejor papel desde que viste de rojinegro. El gol no resultó ortodoxo ni bello, pero vale lo mismo. 

Curiosamente, Rafael acumuló minutos porque Romà Bancells sufrió un percance físico en los minutos inaugurales que mermó la rotación de Garcia, especialmente interesado en el intercambio de esfuerzos con siete hombres. El Reus también superó ese contratiempo. Mayúsculo, porque Bancells no es cualquier cosa.

Querido, de penalti, decoró un resultado majestuoso para el Reus Miró, que ve su clasificación para cuartos de final más cerca que nunca. El empate del Porto en Francia, además, le permite soñar con el liderato de grupo si hay machada en el Dragao Caixa. Veremos.

Reus Miró. Ballart, Carballeira, Àlex Rodríguez, Salvat y Julià. También jugaron: Tiago Rafael, Bancells y Cristian.
Amatori Lodi. Grimalt, Illuzzi, Verona, Malagoli y Querido. También jugaron De Rinaldis, Fariza, Compagno.
Goles. 1-0, Salvat (1’), 1-1, Malagoli (6’), 2-1, Cristian (16’), 3-1, Julià (17’), 4-1, Àlex Rodríguez (18’), 4-2, De Rinaldis (31’), 5-2, Julià (36’), 6-2, Tiago (40’), 6-2, Querido (48’).
Árbitros. Paulo Almeida y Rui Torres. Azules para Malagoli y Àlex Rodríguez.

Temas

Comentarios