Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Fali: «Tenía ganas de volver a competir con hombres»

El centrocampista valenciano regresa a ‘su’ casa, el Nàstic, después de dos años cedido en el FC Barcelona B

Jaume Aparicio

Whatsapp
Josep Maria Andreu y Fali, este jueves en la presentación del futbolista como nuevo refuerzo del Nàstic. FOTO: Lluís Milián

Josep Maria Andreu y Fali, este jueves en la presentación del futbolista como nuevo refuerzo del Nàstic. FOTO: Lluís Milián

Después de un mes y medio de mucho trajín en las oficinas del Nàstic, este jueves era turno de las últimas presentaciones. Dumitru Cardoso, Julio Pleguezuelo y ‘Fali’ pasaron por la sala de prensa del Nou Estadi para explicar sus sensaciones como nuevos jugadores del equipo tarraconense.

La más esperada de las tres presentaciones era la vuelta de Fali al Nàstic. Había ganas de reencontrarse con el jugador valenciano sespués de dos años cedido en el filial del FC Barcelona. No defraudó. El jugador exhibió ese carácter familiar y socarrón durante toda la presentación. 
Saludó a Emilio Viqueira, director deportivo del Nàstic, con cariño y se fundió en un fuerte abrazo con el ‘presi’ Josep Maria Andreu. El dirigente grana ni pudo ni quiso ocultar su satisfacción por el regreso de Fali. «Estamos supercontentos de que estés aquí», le dijo al jugador al que vio «más maduro» que cuando llegó a Tarragona por primera vez.

El centrocampista ratificó esa sensación del presidente: «El Barça me ha enseñado a dominar esa agresividad y temperamento que tenía cuando firmé por el Nàstic». Se convirtió en un futbolista importante en el Miniestadi. 

No le resultó sencillo hacer ver a los responsables del FC Barcelona que quería salir para «volver a sentirme importante». Amor, Bakero, Segura trataron de frenar su marcha. Pero Fali tenía claro que «había acabado una etapa en Barcelona y tenía ganas de competir con hombres», en referencia a la juventud que tenía alrededor en el filial azulgrana. Solo faltó que la llamada fuera de Emilio Viqueira «para decir me voy para allí de cabeza», apuntó el centrocampista convencido de que «es la decisión correcta».

En el vestuario se ha reencontrado con Molina y Tejera que lideran como capitanes un grupo «no muy cambiado al que dejé».

Pese a lucir otros colores, el Nàstic ha seguido presente. Junto con Alberto Varo, portero grana cedido también en el FC Barcelona B, seguían con atención los pasos del cuadro tarraconense. «Sufriendo mucho a veces pero también alegrándonos de los éxitos».

Fali siguió captando la atención de todos los presentes durante la sesión de fotos en el terreno de juego del Nou Estadi. Bromeó con Dumitru, que le recomendó apartarse en el momento de hacer los clásicos toques de balón por riesgo a que le cayera encima la pelota de Fali, e ironizó con el presidente: «En cuanto me conozcan te piden la baja». Fali superó con nota el ‘test’ de la pelota, recordando que en su primera presentación «dí dos toques y la cogí por riesgo a que se me cayera enseguida». El Barça no sólo ha atemperado el carácter impetuoso del valenciano sino que le ha implantado ese ADN de posesión que le vendrá extraordinariamente bien al Nàstic.

Dumitru lleva varias semanas en el equipo, pero aún no habñia comparecido ante los medios. El extremo explicó que fue Emilio Viqueira quien le convenció de que «el Nàstic era el club idóneo para disfrutar y desarrollar mi potencial». A su 26 años, el futbolista sueco con pasaporte italiano cree que «todavía puedo mejorar mucho». 


En su corta estancia en Tarragona, Dumitru se ha encontrado en pleno cambio de entrenador. Una situación que el futbolista asume como parte de la profesión. «Son cosas que pasan en el fútbol».

Por su parte, Julio Pleguezuelo explicó que la propuesta del Nàstic le pareció desde el primer momento «una oportunidad increíble para disfrutar del fútbol». La temporada pasada el central de 21 años jugó cedido en el Mallorca. El descenso del cuadro balear impidió que pudiera seguir en su ciudad natal y regresó a Londres. 

De nuevo en la capital británica, Pleguezuelo buscó una nueva cesión, pero nada le convenció y decidió «seguir en el Arsenal a la espera de una oportunidad para ayudar al primer equipo». Pero no llegó. Siguió capitaneando el U23 de los ‘gunners’ a la espera de la apertura del mercado de invierno. En Tarragona espera poder «tener ese protagonismo» que no pudo lograr en el club londinense, donde llegó en 2013 procedente de La Masia. 

Tres fichajes para reforzar un proyecto que mira más hacia las posiciones de arriba que las de abajo.

Temas

Comentarios

Lea También