Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

Fieles al 'unocerismo'

El Reus venció por uno a cero al Numancia, un resultado que logró la temporada pasada en nueve de sus trece victorias

Juanfran Moreno

Whatsapp
El vestuario tiene claro que no le va a temblar el pulso a la hora de resolver los encuentros por la mínima. Foto: Alfredo González

El vestuario tiene claro que no le va a temblar el pulso a la hora de resolver los encuentros por la mínima. Foto: Alfredo González

El Reus logró su primera victoria de la temporada ante el Numancia. El resultado fue de uno a cero. Por la mínima. Los de Garai sacaron el máximo rédito posible al tanto logrado por Máyor. Son conscientes de que son un equipo que se juegan sus opciones de victorias en pequeños detalles. No les interesan encuentros a tumba abierta. Aquella fue una lección que aprendieron la temporada pasada.

Con Natxo González al frente durante el pasado curso, los rojinegros vencieron por uno a cero o cero a uno en nueve de sus trece victorias. Un dato demoledor. En otras palabras, el Reus logró el 69% por ciento de victorias con un idéntico resultado. Mallorca, Cádiz, Oviedo, Nàstic (Ida y vuelta), Sevilla Atlético, Almería, Tenerife y Zaragoza fueron los damnificados de esta extrema habilidad de los rojinegros para hacer buenos sus pocos goles.

En las buenas, la ventaja mínima siempre estuvo presente. Sin embargo, en la derrota también todo pendió de un hilo. El conjunto rojinegro cayó en diez ocasiones por la mínima en las trece derrotas que acumuló a lo largo de la temporada. O lo que es lo mismo, los rojinegros cayeron en el 76% por ciento de sus partidos por la mínima.

En el empate, también hubo un resultado que se repitió con constancia a lo largo de la temporada. El uno a uno fue un marcador habitual cuando el encuentro acababa en tablas. De los 16 empates que sumó el conjunto rojinegro durante el curso pasado, nueve tuvieron un resultado final de uno a uno. Es decir, el 56% de los empates rojinegros tuvieron el uno a uno como protagonista.

Es evidente, que el Reus decidió la mayoría de sus partidos por la mínima. Tanto en lo bueno como en lo malo. Eran conscientes de que sus opciones crecían de manera notable cuando los partidos se decidían por pequeños detalles.

Esta filosofía parece estar bien instaurada dentro del vestuario rojinegro. Garai también apuesta por esta hoja de ruta a la hora de plantear los encuentros. No quiere choques agitados. Pretende hacer de los duelos una auténtica partida de ajedrez, donde haya pocos movimientos, pero todos de un peso considerable. Es por ello que en los cuatro encuentros ligueros que ha disputado hasta el momento, tres han finalizado con resultados que se repitieron en muchas ocasiones a lo largo del curso pasado.

El cero a cero ante el Lugo, el uno a uno ante el Nàstic y el uno a cero ante el Numancia demuestran que el Reus tiene más que claras sus ideas. Intentará explotar al máximo sus goles. De momento, los dos tantos que ha logrado le han servido para sumar cinco puntos. Es decir, dos puntos por gol anotado.

Los tangibles refuerzan la teoría de que a los rojinegros les interesan choques apretados donde los goles no se produzcan con facilidad. La temporada pasada explotaron este planteamiento. Este curso parece que quieren calcar la estrategia. Garai se apoya

Temas

Comentarios

Lea También