Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Fiesta ininterrumpida en las gradas de L’Arrabassada

La pista montada en la playa tarraconense mostró un aspecto inmejorable, con la tribuna completamente llena y un ambiente espectacular

ALEX SALTÓ

Whatsapp
El aspecto de la grada de la pista en L’Arrabassada. FOTO: Fabián Acidres

El aspecto de la grada de la pista en L’Arrabassada. FOTO: Fabián Acidres

El terreno deportivo fue solo una parte de todo lo que conllevó la celebración del Madison Beach Volley Tour Tarragona International Open Trofeu Repsol 2019 en la capital de la demarcación.

La playa de L’Arrabassada recibió estos días mucha más afluencia de gente desde que se montó la pista donde se han disputado todos los encuentros del torneo. Incluso los bañistas que acudían en principio únicamente para darse un baño se sorprendían de la infraestructura montada en la playa y se quedaban a disfrutar del voleibol de primer nivel.

A medida que avanzaron los días, desde su inicio el pasado jueves hasta las finales de ayer, la cantidad de gente que se acercó a la playa fue aumentando hasta mostrar un aspecto maravilloso, con un ambiente espectacular y poquísimos asientos vacíos.

El propio deporte invita a generar esta comunión entre jugadores y afición. Cada partido se transforma en una fiesta en las gradas. La animación asumía la responsabilidad de mantener en auge el buen ambiente pese a que a la pareja española no le iban bien las cosas en la final femenina.

Un speaker incansable y un DJ entregado a la causa bastaron para levantar constantemente al público, que vitoreaba cualquier punto y hacía retumbar la pista con sus aplaudidores. Entre punto y punto sonaba desde el ‘Surfing USA’ de los Beach Boys hasta el ‘We will rock you’ de Queen.

Tras la derrota de Nazaret Florian y Marina Saucedo, además de arropar con un cálido aplauso a la pareja española, también se felicitó con deportividad a Mexime van Driel y Iris Reinders como justas ganadores del torneo.

Como no podía ser de otra manera, el parón entre la final femenina y la masculina no supuso ningún problema para que el ambiente no decayera. De hecho, incluso se organizó un concurso sobre qué grada conseguía gritar más, en lo que se ha convertido en un clásico de estos días de Madison, la grada del paseo de la Arrabassada contra la de la playa.

Momentos antes de que saltaran a la pista los finalistas masculinos, el speaker cedió el protagonismo a un aficionado que lideró por momentos la fiesta con sus pasos de baile.

Ya en la finalísima, los gritos de apoyo se repartieron a la par entre las dos parejas, ambas españolas. Sin embargo, en el segundo set, cuando Javier y Vicente Monfort estaban abatidos y prácticamente fuera del partido, recibieron el arrimo de la grada, aunque finalmente esta se quedó sin la posibilidad de disfrutar de un tercer y definitivo set que hubiese cerrado por todo lo alto el Madison de Tarragona 2019.

Temas

Comentarios

Lea También