Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Florentino se agarra a Zidane

El presidente del Madrid recurre de nuevo al técnico francés, que vuelve al club con un contrato hasta 2022. Ya es oficial.

Marc Libiano

Whatsapp
EFE

EFE

Florentino recurre de nuevo a Zidane en medio de una crisis deportiva insoportable en el Madrid, que desnuda las extraordinarias carencias del presidente cuando además de ejercer el poder ha decidido convertirse en director deportivo. En verano traspasó a Ronaldo en contra del mismo Zidane, que supuestamente prefería otro tipo de salidas, como por ejemplo la de Bale, suplente en la final de la última Champions. Florentino no retornó al equipo los goles que el portugués se llevaba de Chamartín y hoy el Madrid anda perdido, sin opciones de títulos y con el prestigio bajo mínimos. Zidane dio el portazo tras ganar su cuarta Champions en cinco años (la primera como segundo de Ancelotti) conocedor seguramente de la caída del Madrid. El presidente tampoco le correspondía sus deseos. Pogba y Mbappé se encontraban en su lista de preferencias.

Zizou tomó el mando del Real Madrid un 4 de enero de 2015, también en pleno déficit de resultados. Relevó a Rafa Benítez, discutido desde el primer segundo. Por aquel entonces, al técnico francés le dio tiempo a ganar la Champions y remontó una barbaridad de puntos al Barcelona en el campeonato doméstico, que peleó hasta el final. No le bastó para discutir esa hegemonía azulgrana en LaLiga.  

Desde el primer instante a Zidane no se le intuían grandes decisiones tácticas, pero sí una capacidad inusual para la gestión de sus estrellas. Ayuda su aptitud de persuasion como exastro del fútbol mundial. Llegó a ser ídolo de muchos de sus jugadores, como del mismo Cristiano Ronaldo, con el que mantuvo una relación de fidelidad e incluso llegó a convencer de que debía gestionar sus esfuerzos y rebajar el número de partidos por temporada para alcanzar el pico más alto de su rendimiento en la fase decisiva.

También pareció demostrar al mismo Florentino Pérez que un equipo de fútbol no es un álbum de cromos y le reclamó fondo de armario con más clase media en la plantilla. Curiosamente así ganó el doblete el curso 2016-17. Utilizó dos onces casi distintos en LaLiga y en la Champions para optimizar recursos y ofrecer respiros. En la competición regular tomaron protagonismo Isco, James, Asensio, Morata, Lucas Vázquez, Danilo o Nacho, entre otros. Sólo no rotaban Keylor Navas, Ramos y en muchas ocasiones Ronaldo. Le valió al Madrid para ser campeón en Málaga, en la última jornada, y en Cardiff, con un 4-1 imponente ante el Juventus.

Su primer ciclo como entrenador del Madrid acabó repleto de éxitos continentales, tres Champions consecutivas y LaLiga de 2017. El Madrid lloró su marcha y hoy celebra su vuelta como un auténtico clavo ardiendo.

La reconstrucción
El francés regresa al cargo esta vez por Solari y sin tiempo para llegar a los títulos, aunque con un afán de reconstrucción claro. Su primera labor va a tener mucho que ver con las tareas estructurales de la plantilla y sobre todo con el listado de bajas. Casos como Bale, Isco, Ceballos o Marcelo se encuentran en sala de espera. Va a obligarse a tomar decisiones de futuro con tiempo mientras intenta que el Madrid asegure su plaza de Champions cuanto antes. El curso deportivo no da para más. 

Probablemente si Zizou ha aceptado la propuesta de Florentino es porque éste le ha prometido barra libre para elegir qué jugadores van a formar parte del nuevo proyecto del Madrid. Hazard, Mbappé y Pogba retumban con fuerza como posibles galácticos de la nueva era. El francés ya ha demostrado su predilección por las plantillas largas y su flexibilidad para dar espacio a casi todos los futbolistas. 

Zidenine Zidane firma un contrato hasta el 2022 y asume la responsabilidad de salvador ante una pesadilla que ha dejado señalado a Floretino Pérez ante la opinión pública, por el déficit en la planificación que le ha costado al Madrid una temporada huérfana de títulos (sólo el Mundialito). Zizou debe hacer buena su segunda parte.

Temas

Comentarios